¿Preocupado por tu salud? Visita nuestro blog sobre el coronavirus para encontrar todo lo que necesitas saber.

×
Todos los artículos del glosario de Your.MD han sido revisados por doctores cualificados.

Vaginismo

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo se da cuando los músculos de alrededor de la vagina se tensan involuntariamente cuando hay un intento de penetración.

Los síntomas pueden variar de una mujer a otra. Algunas mujeres no pueden insertar nada en su vagina porque se cierra completamente, mientras que otras pueden insertar un tampón pero no pueden tener relaciones sexuales, y otras pueden tener relaciones sexuales pero les resulta muy doloroso.

Lea más sobre los síntomas del vaginismo.

Dado que el vaginismo puede interrumpir o detener por completo su vida sexual, a menudo causa ansiedad y problemas en la relación. Incluso puede que no les permita comenzar una familia.

También puede dificultar o imposibilitar los exámenes ginecológicos y pélvicos. En algunos casos incluso se puede necesitar anestesia antes de que un médico pueda realizar un examen.

Si nunca ha podido tener relaciones sexuales debido a esta patología, esto se conoce como vaginismo primario. Si en el pasado pudo tener relaciones sexuales pero ahora le resulta difícil, se conoce como vaginismo secundario.

¿Qué causa el vaginismo?

Hay varios factores que pueden causar vaginismo, aunque no se entiende del todo por qué ocurre.

Para algunas mujeres, puede darse a causa de una experiencia traumática del pasado, como un parto difícil o una violación. Pueden asociar la actividad sexual con el dolor y evitar tener relaciones sexuales como un mecanismo de defensa contra el dolor.

Una patología llamada vestibulodinia es una causa muy común de vaginismo. Se cree que es causada por nervios hipersensibles en la apertura de la vagina y causa dolor o molestias cuando se produce la penetración.

Algunas mujeres con vestibulodinia también experimentan dolor al usar tampones.

El vaginismo también a veces puede darse a causa de una inflamación o una lesión en la vagina o la vulva.

Lea más sobre las causas del vaginismo.

Tratamiento para el vaginismo

El vaginismo es tratable. La forma en que se trate dependerá de su causa.

Si hay una causa física obvia, como una lesión o infección, puede tratarse con la medicación adecuada.

Si la causa es psicológica, se le puede recomendar la terapia sexual. Un terapeuta sexual puede ayudarla a superar el problema utilizando dilatadores vaginales y técnicas de relajación.

Los dilatadores vaginales son conos lisos en forma de pene de diferentes tamaños que se pueden usar en la privacidad de su propia casa.

Muchas mujeres también encuentran que el la terapia psicológica o la terapia cognitiva conductual (TCC) es de ayuda.

Lea más sobre el tratamiento del vaginismo.

Síntomas del vaginismo

Los síntomas del vaginismo pueden variar mucho de una mujer a otra.

Algunas mujeres no pueden insertar nada en su vagina. Otras pueden ponerse un tampón y pueden hacerse un examen ginecológico, pero el sexo no les es posible.

Algunas mujeres con vaginismo pueden tener relaciones sexuales pero les resulta muy doloroso. En algunos casos, la rigidez y el dolor pueden dificultar el orgasmo.

A veces, una mujer puede experimentar años de dificultades ocasionales al tener relaciones sexuales, y debe estar preparada para controlar y relajar la vagina cuando se presentan los síntomas.

Los síntomas del vaginismo pueden incluir:

  • Penetración difícil o imposible debido a que los músculos de la vagina están tensos
  • Ardor o el dolor punzante y opresión de la vagina cuando se inserta un tampón, un dedo o un pene
  • Miedo al dolor
  • Miedo intenso a la penetración y evitación del sexo
  • Pérdida de apetito sexual por penetración

Los síntomas del vaginismo son involuntarios y la mujer no puede hacer nada para detenerlos. El cerebro ha aprendido a asociar la penetración con el dolor. Siempre que haya una expectativa de penetración, los músculos de la vagina se tensan como reacción de protección.

No es verdad que a las mujeres con vaginismo no les guste el sexo o no quieran tener relaciones sexuales. Muchas mujeres con esta patología disfrutan de la intimidad y comparten placer sexual con su pareja. Pueden alcanzar el orgasmo durante la masturbación mutua, los preeliminares y el sexo oral. Es solo cuando se les sugiere o se intenta tener una relación sexual que la vagina se tensa para evitar la penetración.

Causas del vaginismo

Hay muchas razones por las cuales los músculos de la vagina pueden contraerse contra la voluntad de una mujer, pero no siempre está claro por qué sucede.

Problemas sexuales

El vaginismo a menudo se asocia con experiencias sexuales pasadas u otros problemas sexuales.

Por ejemplo, una experiencia sexual desagradable a una edad temprana, como una relación sexual o un examen médico torpe y doloroso, puede hacer que el cuerpo responda de manera protectora para evitar más dolor.

El abuso sexual o la violación también pueden causar vaginismo.

Tener dificultades para comprender el sexo, o tener sentimientos de vergüenza o culpa por el sexo, también podría contribuir al desarrollo del vaginismo. Por ejemplo, puede sentirse incómoda con el sexo si:

  • Ha recibido una educación muy estricta en la que nunca se le habló de sexo
  • Le han enseñado que el deseo sexual es incorrecto o que el sexo es doloroso
  • Se ha visto afectada por tabúes culturales o religiosos con respecto al sexo

Otras causas

Otras causas posibles del vaginismo incluyen:

  • Temor a que su vagina sea demasiado pequeña para tener relaciones sexuales
  • Miedo a quedarse embarazada
  • Secuelas del parto
  • Problemas en su relación
  • Cansancio o depresión

Causas del dolor durante las relaciones sexuales

Si a veces siente dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia), puede desarrollar un miedo al sexo doloroso. Hay estudios que sugieren que el miedo al sexo doloroso puede ser un factor importante que contribuye al vaginismo.

Los siguientes factores puede hacer que las relaciones sexuales sean dolorosas:

  • Vestibulodinia: nervios hipersensibles en la apertura de la vagina,
  • Cirugía previa la zona genital
  • Una infección en el área genital, como candidiasis o tricomoniasis, que es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por un parásito
  • Radioterapia en el área pélvica
  • Sequedad vaginal, que a veces puede darse al tomar la píldora anticonceptiva oral o después de la menopausia
  • Falta de excitación sexual
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos
  • Pequeñas roturas en la abertura de la vagina

La endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica (PID) ) son dos patologíaes que pueden causar un dolor más profundo dentro de la pelvis, incluyendo el dolor durante las relaciones sexuales.

Cómo se diagnostica el vaginismo

Consulte con su médico si tiene síntomas de vaginismo.

Es posible que puedan ofrecerle un diagnóstico basado en sus síntomas, historial médico y, si es posible, un examen físico.

Puede que su médico le haga algunas preguntas personales para obtener más información sobre su patología. Estas preguntas pueden incluir:

  • ¿Puede tolerar cualquier objeto que penetre en la vagina, como un dedo o un tampón? ¿Es doloroso?
  • ¿Le preocupa la idea de que algo penetre en tu vagina?
  • ¿Alguna vez ha tenido una experiencia sexual traumática?
  • ¿Está en una relación y es sexualmente activa con su pareja?

Será necesario un examen vaginal para descartar una causa física para el vaginismo, como una lesión, una infección o vestibulodinia (nervios hipersensibles en la apertura de la vagina). Puede solicitar una doctora si lo prefiere, y deberán explicarle exactamente qué le van a hacer.

### Remisión

Si su médico no está seguro de por qué el sexo puede ser doloroso para usted, es posible que la remita a un médico especializado en problemas de la mujer. Puede ser un ginecólogo (especialista en el tratamiento de patologías que afectan el sistema reproductivo femenino), un médico especialista en medicina genitourinaria (GU) o un dermatólogo (médico especialista en afecciones de la piel).

Si se cree que el vaginismo es la causa del dolor, su médico puede remitirla a un profesional de la salud, como un terapeuta sexual o un ginecólogo.

También es posible que la remitan para recibir una terapia psicológica, y también podrían recomendar que su pareja vaya con usted.

Lea más sobre el tratamiento del vaginismo.

Tratamiento

El tratamiento para el vaginismo dependerá de lo que su causa.

Si hay una causa física obvia, como una lesión, una infección o vestibulodinia (nervios hipersensibles en la apertura de la vagina), se podrá tratar con medicamentos al mismo tiempo que se trata el vaginismo.

Lea más sobre las causas del vaginismo.

Terapia sexual

Si la causa es menos obvia, es posible que le enseñen técnicas de auto-ayuda para tratar de resolver el problema.

Su médico la remitirá a un profesional de la salud especializado en medicina psicosexual o terapia sexual, quien podrá enseñarle técnicas para entrenar su vagina para responder de manera normal a la penetración.

Este especialista también puede ofrecerle:

  • Terapia, para tratar cualquier problema psicológico subyacente, como el miedo o la [ansiedad]
  • La terapia cognitiva conductual (TCC) para cambiar cualquier creencia irracional o incorrecta que tenga sobre el sexo y, si es necesario, ofrecerle educación sobre el sexo

Su plan de tratamiento se basará en sus necesidades. Se le recomendará que tome el control total de su tratamiento de autoayuda y que siga su propio ritmo. Si tiene pareja, también pueden participar en su tratamiento.

La terapia sexual está disponible por lo privado.

Entrenadores vaginales

Los entrenadores (dilatadores) vaginales se pueden usar para ayudarla a relajar los músculos de la vagina. Son un conjunto de cuatro conos lisos, en forma de pene, de diferentes tamaños, que se pueden usar en la privacidad de su propia casa.

El cono más pequeño es el que se inserta primero, usando un lubricante si es necesario. Una vez que se sienta cómoda insertando el más pequeño, puede pasar al segundo tamaño y así sucesivamente.

Es importante ir a su propio ritmo y no importa cuánto tiempo tome, ya sea días o meses.

Cuando pueda tolerar los conos más grandes sin ningún dolor o ansiedad, usted y su pareja podrán intentar tener relaciones sexuales.

Es importante tener en cuenta que en casos de vaginismo, los conos vaginales no se usan para "ensanchar" una vagina que es "demasiado estrecha". Las mujeres con vaginismo tienen vaginas de tamaño normal. Los conos son simplemente un método que enseña a la vagina a aceptar la penetración sin contraer automáticamente los músculos del suelo pélvico.

Si siente que no puede usar entrenadores vaginales, puede intentar usar sus dedos.

Relajación y tacto

Si el método de los dilatadores vaginales no le funciona, los ejercicios de [relajación] y autoexploración pueden ayudarla. Los baños, los masajes y los ejercicios de respiración son buenas maneras de relajarse mientras conoce su cuerpo.

Su terapeuta también puede enseñarle una técnica llamada “relajación progresiva”. Esto implica tensar y relajar diferentes músculos de su cuerpo en un orden particular. Luego puede practicar tensar y relajar los músculos del suelo pélvico antes de intentar insertar el dedo o los conos.

Si llega a la etapa en la que puede meter el dedo dentro de la vagina, puede intentar insertar un tampón, utilizando lubricante si es necesario.

Nuevamente, es importante tomarse su tiempo y hacerlo con cuidado y, cuando esté preparada para tener relaciones sexuales, asegúrese de estar completamente excitada antes de intentar la penetración.

Ejercicios del suelo pélvico

Un fisioterapeuta puede enseñarle algunos ejercicios del suelo pélvico que ayudarán a aliviar sus síntomas de vaginismo, como apretar y liberar los músculos del suelo pélvico. Estos ejercicios se recomiendan mientras se usan entrenadores (dilatadores) vaginales.

La biorretroalimentación es una forma de monitorear cómo está haciendo los ejercicios del suelo pélvico, al ofrecerle una valoración a medida que los realiza. Se inserta una pequeña sonda en su vagina, que siente cuando aprieta los músculos y envía la información a la pantalla de un ordenador.

Sin embargo, la biorretroalimentación no está disponible en todos los centros que tratan el vaginismo, y algunos profesionales consideran que este enfoque no es muy útil.

Enfoque sensorial

Si tiene una relación, puede probar el enfoque sensorial. Este es un tipo de terapia sexual que puede completar junto con su pareja. Comienza cuando se ponen deacuerdo en no tener relaciones sexuales durante varias semanas o meses. Durante este tiempo, aún pueden tocarse entre ustedes, pero no en el área genital (o los pechos de la mujer).

Reserve un tiempo para que estén solos para masajearse, tocarse o acariciarse entre ustedes, con o sin ropa. Exploren sus cuerpos, sabiendo que no tendrán relaciones sexuales.

Después de que haya pasado el período de tiempo acordado, pueden comenzar a tocarse los genitales el uno al otro. Es posible que deseen pasar varias semanas aumentando gradualmente la cantidad de tiempo que pasan tocando los genitales del otro. También pueden comenzar a usar la boca para tocar a su pareja, por ejemplo, lamerle o besarle. Esto puede ir en aumento hasta incluir sexo con penetración.

Cirugía para el vaginismo

Son muy pocos los casos de vaginismo que requieren cirugía como opción de tratamiento. Sin embargo, puede ser útil si la causa del dolor durante las relaciones sexuales es otra patología que está contribuyendo a su vaginismo.

Endometriosis

La endometriosis es una razón posible para la cirugía, aunque generalmente causa dolor en la pelvis durante las relaciones sexuales.

La endometriosis es una patología que causa que crezcan pequeños pedazos del revestimiento del útero fuera de éste. La cirugía se puede utilizar para eliminar estos tejidos.

Lea más sobre el tratamiento de la endometriosis.

Agrandamiento de la vagina

A veces se puede practicar una cirugía para agrandar la vagina. Esto puede ser necesario si, por ejemplo, alguna operación en el pasado ha dejado tejido cicatricial que restringe o bloquea la vagina.

Esto puede darse, por ejemplo, si fue necesario hacer un corte en el área de la piel entre el ano y la vagina durante el parto (episiotomía).

Se puede realizar una pequeña operación conocida como procedimiento de Fenton para eliminar el tejido cicatricial. Se trata de cortar cuidadosamente el tejido cicatricial y coser los bordes bien cortados con puntos pequeños y solubles. La operación puede realizarse bajo anestesia local o anestesia general.

Traducción del contenido original de la NHS por

¿Te ha sido útil este artículo?

Ir hacia arriba

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud