Metatarsalgia

Introducción

La metatarsalgia es un tipo de dolor que se da en el metatarso (la bola del pie).

El dolor puede variar de moderado a severo, y normalmente empeora cuando está de pie o se mueve. A veces es descrito como una sensación de ardor o dolor, y puede incluir dolores punzantes, estremecimiento o falta de sensibilidad en los dedos de los pies. Hay gente que lo describe como la sensación que se siente al andar sobre piedras.

El dolor suele darse en el área que se encuentra entre el segundo, tercer y cuarto dedo del pie y el metatarso.

Lea más sobre los síntomas de la metatarsalgia.

Tratamiento

La mayoría de casos de metatarsalgia se pueden tratar con remedios que se puede aplicar usted mismo, como por ejemplo:

  • descansar, poner hielo en la zona afectada, vendar la bola del pie y mantener el pie en alto
  • tomar analgésicos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno, para calmar el dolor
  • usar plantillas acolchadas, las cuales se pueden poner dentro de los zapatos para reducir la presión al andar; estas plantillas están disponibles en farmacia y en tiendas de deportes (ya que las personas que hacen running las usan para protegerse los pies)

La mayoría de casos de metatarsalgia se curan con estos métodos. En casos poco comunes se puede llegar a necesitar un soporte ortopédico o cirugía para ayudar a corregir el daño en el pie.

Lea más sobre cómo tratar la metatarsalgia.

¿Qué causa la metatarsalgia?

La metatarsalgia ocurre cuando algo daña los huesos largos del pie, que conectan los huesos del tobillo con los de los dedos del pie. Estos se denominan metatarsos.

Algunos motivos comunes por los que se dañan estos huesos incluyen:

  • llevar zapatos que no encajen bien en sus pies
  • tener sobrepeso o ser obeso
  • practicar ejercicios de alta intensidad, tales como el tenis, el squash o correr

Lea más sobre las causas de la metatarsalgia.

Síntomas

Try checking your symptoms with our AI-powered symptom checker.

Otros síntomas asociados con la metatarsalgia incluyen: 

  • sensación de cosquilleo o falta de sensibilidad en los dedos del pie
  • dolor entre su segundo, tercer y cuarto dedo del pie, o alternativamente en su dedo gordo
  • sensación de andar sobre piedras 

Los síntomas de metatarsalgia suelen desarrollarse gradualmente y empeorar con el tiempo.

Cuándo buscar ayuda médica

Es recomendable que pruebe los remedios caseros que puede encontrar en la sección sobre cómo tratar la metatarsalgia.

Si el dolor no mejora, es recomendable que consulte con su médico.

Puede que sea necesario referirle a un especialista, como un podólogo. Como solución alternativa, puede consultar con un podólogo en una clínica privada.

Causas

Los metatarsos

Los metatarsos son cinco huesos largos que van a lo largo de los pies, conectando los huesos del tobillo con los dedos de los pies.

El propósito principal de los metatarsos es apoyar su peso cuando está andando, saltando y corriendo, sobretodo cuando está empujando con sus pies. 

Sin embargo, los metatarsos pueden volverse dolorosos.

Causas comunes

Algunas de las causas más comunes por las que se da la metatarsalgia incluyen:

  • calzado no apropiado (con demasiado tacón o demasiado apretado); este calzado comprime la zona frontal del pie en un espacio demasiado pequeño, lo que añade presión a los huesos
  • tener sobrepeso o ser obeso: el exceso de peso incrementa la presión en el pie
  • la edad: la gente de edad avanzada es más susceptible a la metatarsalgia, ya que la capa de grasa que protege la planta del pie se va afinando con los años
  • la estructura de los huesos del pie: los pies estrechos, con un arco demasiado marcado o los pies planos tienen más probabilidades de desarrollar metatarsalgia
  • ejercicios de alta intensidad, tales como el tenis, el squash o correr
  • fracturas por estrés: estas se suelen dar en atletas, y el dolor que producen se siente de manera inmediata 

Problemas de salud que pueden causar metatarsalgia

Hay muchos problemas de salud que pueden causar dolor en el pie, lo cual normalmente cambia su modo de caminar. Esto hace que los metatarsos tengan que soportar más peso de lo normal, desarrollando metatarsalgia.

Estos problemas de salud incluyen:

  • artritis: dolor e hinchazón en las articulaciones, que puede ser a causa de un desgaste general (osteoartritis) o de su sistema inmunitario atacando sus articulaciones por error (artritis reumatoide)
  • gota: una enfermedad que provoca que se formen pequeños cristales dentro de las articulaciones, lo que puede hacer que las articulaciones se vuelvan muy dolorosas e inflamadas
  • juanetes: una deformación que puede darse en el hueso del dedo gordo del pie y lo puede hacer más débil, poniendo toda la presión en el resto de metatarsos
  • neuroma de Morton: un problema muy común por el que los nervios del pie se contraen, causando un dolor agudo o sordo entre los dedos de los pies 
  • diabetes: los niveles altos de azúcar en la sangre pueden causar daños en los nervios y provocar dolor en los pies
  • dedo en martillo: cuando uno de los dedos de su pie está doblado hacia abajo, esto causa una distribución desigual del peso en sus metatarsos  

Diagnóstico

Su doctor puede hacerle varios exámenes para comprobar si tiene algún problema subyacente que estén causando la metatarsalgia.

Estos pueden incluir:

  • análisis de sangre: pueden ayudar a diagnosticar enfermedades como la gota o la artritis reumatoide
  • rayos X: esto puede ayudar a comprobar si tiene alguna factura en los huesos del pie
  • ecografías: con esto se puede emplear ondas sonoras para ver el interior de su pie; esto es especialmente útil para diagnosticar el neuroma de Morton
  • resonancia magnética: para esto se utilizan ondas de radio para producir una imagen del interior del cuerpo, y puede detectar problemas de salud subyacentes 

Puede que su médico lo derive a un podólogo para que le examine el pie. Lo más probable es que el podólogo le haga preguntas sobre:

  • su historial médico, estilo de vida, tipo de calzado y aficiones
  • dónde siente el dolor
  • cuándo empezó el dolor
  • cada cuánto siente dolor
  • si su dolor está yendo a peor
  • si tiene dolor en alguna otra zona

Puede que su podólogo también analice la forma en la que anda en una máquina de correr o sobre una plataforma de presión para determinar qué zona del pie soporta más presión.

Tratamiento

Descanso, hielo, venda y pies en alto

  • descansar: evite hacer ejercicio y reduzca su actividad física diaria. Usar muletas o un bastón para andar puede ser de ayuda si siente que no puede poner peso en su pie
  • hielo: aplicar hielo a la zona afectada durante 10-30 minutos. Una bolsa de guisantes congelados o cualquier cosa por el estilo puede funcionar, pero asegúrese de cubrirlo con una toalla y evitar que toque directamente su piel, ya que esto puede causar una quemadura por frío
  • vendaje: utilice una venda elástica en la zona afectada para reducir la hinchazón
  • mantener el pie en alto: asegúrese de mantener el pie afectado por encima del nivel del corazón para ayudar a reducir la hinchazón

Una vez que haya seguido estos pasos durante 48 horas, retire la venda y trate de mover la zona afectada. Si sus síntomas han empeorado, consulte con su médico.

Otras medidas

También puede probar una de las siguientes medidas para aliviar su dolor:

  • usar material ortopédico, sobretodo plantillas especiales, ya que estas están diseñadas para redistribuir la presión y proteger la planta del pie
  • usar plantillas acolchadas para amortizar la presión cuando camine
  • tomar antiinflamatorios no esteroides, tales como el ibuprofeno, ya que estos ayudan a reducir la hinchazón y el dolor
  • ejercitar el tobillo y estirar el tendón de Aquiles (el tendón situado detrás del tobillo)
  • cambiar el tipo de zapatos que lleva a algo con más espacio y más plano

Casos más graves

Si tiene un dolor e inflamación muy severos, consulte con su médico o su podólogo. Puede que le recomienden inyecciones coritcosteroides para reducir la inflamación; estas le pueden causar dolor e hinchazón alrededor de la zona de la inyección, pero esto se le pasa al cabo de unos días.

Lea más sobre los corticoesteroides.

Si ninguna de las medidas mencionadas arriba han funcionado, puede que le envíen a un ortopedista para que le realice una operación para:

  • soltar un nervio atrapado o retirar un nervio irritado
  • enderezar un dedo de martillo
  • remodelar o acortar metatarsos
NHS Logo
Volver arriba