Lupus

Introducción

El lupus es una enfermedad compleja y de la que se sabe poco que afecta a varias partes del cuerpo y causa síntomas que varían de leves a potencialmente mortales. 

Algunos de los síntomas del lupus frecuentes incluyen:

  • fatiga
  • erupciones cutáneas
  • dolor e hinchazón en las articulaciones

Enfermedad autoinmune

El lupus es una enfermedad autoinmune, lo cual quiere decir que es causada por problemas en el sistema inmunitario (las defensas naturales del cuerpo contra enfermedades e infecciones).

En las personas con lupus, por motivos no del todo claros, el sistema inmunitario ataca células, tejidos y órganos sanos. Como en otras enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, se piensa que es una combinación de factores genéticos y ambientales lo que provoca lupus en algunas personas.

Lea más sobre las causas del lupus

Tipos de lupus

Hay varios tipos de lupus. Los principales son:

  • lupus eritematoso discoide (LED) o cutáneo
  • lupus inducido por medicamentos
  • lupus eritematoso sistémico (LES)

Estos se describen brevemente abajo.

Lupus eritematoso discoide (LED) o cutáneo

El lupus eritematoso discoide (LED) o cutáneo es un tipo de lupus que solo afecta la piel. Causa síntomas como: 

  • marcas rojas, redondas y escamosas en la piel que pueden volverse más gruesas y cicatrizar
  • pérdida del cabello
  • parches de calvicie permanentes en la cabeza (alopecia reata)

El lupus eritematoso cutáneo se puede controlar con éxito con medicación y evitando la luz solar directa sobre la piel. Esta enfermedad suele afectar solamente la piel, pero en algunos casos puede expandirse a los tejidos del cuerpo u órganos.

Lupus inducido por medicamentos

Hay más de 100 medicamentos que causan efectos secundarios similares a los del lupus en algunas personas.

Dejar de tomar dicha medicación suele frenar los síntomas del lupus inducido por medicamentos. Sin embargo, no debe dejar de tomar  medicación prescrita de manera repentina sin consultar antes con su doctor. 

Lupus eritematoso sistémico(LES)

El lupus eritematoso sistémico (LES) es un tipo de lupus que puede afectar cualquier tejido o órgano en el cuerpo; LES es el subtipo al cual la mayoría de la gente se refiere cuando utilizan el término “lupus” únicamente.

Los síntomas del LES pueden variar de leves a severos. La mayoría de personas experimentan largos períodos de tiempo con muy pocos o ningún síntoma antes de tener un brote repentino en el que los síntomas son particularmente severos.

Incluso los casos más leves de lupus eritematoso sistémicopueden tener un impacto considerable en la calidad de vida de quien lo sufra, ya que la mayoría de los síntomas, especialmente el dolor y fatiga crónicos, pueden causar ansiedad y depresión.

El resto de este artículo se enfocará en este tipo de lupus.

¿A quién le afecta?

El LES es una enfermedad poco común, y un 90% de sus casos son en mujeres en edad fértil (de entre 15 y 50 años).

Hay una diferencia muy remarcada en cómo el lupus afecta a diferentes grupos étnicos. Por ejemplo, en el Reino Unido:

  • una de cada 5.000 mujeres blancas desarrollan LES
  • una de cada 1.000 mujeres de origen chino desarrollan LES
  • una de cada 625 mujeres de origen afro-caribeño desarrollan LES

Esta enfermedad puede ser difícil de diagnosticar, ya que hay muchos síntomas comunes con otras enfermedades. Lea más sobre cómo se diagnostica el lupus.

Tratamiento

Por el momento no hay cura para el LES, pero sí hay medicación para aliviar la mayoría de sus síntomas y prevenir el daño a los órganos.

Con apoyo de sus amigos, familia y médicos, mucha gente que sufre de LES aprende a sobrellevar su enfermedad.

Hace 50 años el LES era considerado una enfermedad terminal, ya que la mayoría de personas que la sufrían morían a causa de sus complicaciones en los 10 primeros años después del diagnóstico.

Gracias a los avances en la medicina, ahora la mayoría de gente con LES tiene una esperanza de vida normal o casi normal.

Aprenda más sobre cómo se trata el lupus.

Complicaciones del lupus

En ciertos casos, el LES puede causar complicaciones serias, como una enfermedad cardíaca o un fallo renal, y el tratamiento puede hacer al paciente vulnerable a infecciones serias. 

Además, alrededor de una de cada tres personas con LES sufre de otra enfermedad autoinmune, como un problema de tiroides, síndrome de Sjorgen o síndrome de Hughes (síndrome antifosfolipídico). 

En algunos casos, esto puede provocar complicaciones, incluyendo problemas durante el embarazo. 

Lea más sobre las complicaciones del lupus.

Síntomas

Try checking your symptoms with our AI-powered symptom checker.

Los síntomas de LES también pueden aparecer en brotes; esto significa que, aunque los síntomas normalmente sean leves, puede haber épocas en las que aparezcan de forma grave o incluso aparezcan nuevos síntomas.

Síntomas primarios

Los tres síntomas primarios de LES son:

  • fatiga
  • dolor en las articulaciones
  • erupciones cutáneas

Estos síntomas se describen más a fondo a continuación.

Fatiga

La fatiga es uno de los síntomas de LES más comunes. Puede que se sienta muy cansado incluso después de haber dormido muchas horas. Realizar actividades comunes, como las tareas del hogar o trabajo en la oficina, le pueden hacer sentirse agotado.

Mucha gente con LES afirma que la fatiga es el síntoma que más les afecta, ya que tiene un impacto negativo en su vida laboral y social.

Dolor en las articulaciones

Si tiene LES, es probable que sienta dolor en las articulaciones de las manos y los pies. Puede que note cómo el dolor cambia de un grupo de articulaciones a otro rápidamente. Sin embargo, y al contrario que otras enfermedades que causan dolor en las articulaciones, el LES no suele causar daños permanentes o deformidades en ellas.  

Erupciones cutáneas

Las erupciones cutáneas en la gente que sufre de LES suelen aparecer en la cara, las muñecas y las manos. Un síntoma particularmente común es una erupción cutánea que se expande por el puente nasal y las mejillas, también conocida como “erupción en forma de mariposa”. Las erupciones cutáneas causadas por LES pueden ser permanentes y empeorar si son expuestas a la luz solar. Esto se conoce como fotosensibilidad. 

Otros síntomas

Además de los síntomas enumerados en la sección anterior, el LES también puede causar otros síntomas. Sin embargo, es poco probable que sufra todos los síntomas que se exponen a continuación; la mayoría de personas con LSE solo experimentan síntomas primarios.

Otros síntomas del LES pueden incluir:

  • fiebre (38ºC - 100.4ºF)
  • ganglios linfáticos inflamados (pequeñas glándulas en forma de riñón que se encuentran repartidas por todo el cuerpo, incluyendo el cuello, las axilas y la ingle) 
  • úlceras bucales recurrentes 
  • pérdida de cabello (alopecia)
  • presión arterial alta (hipertensión)
  • depresión
  • sequedad en los ojos
  • pérdidas de memoria
  • dolores de cabeza y migrañas
  • dificultad para respirar debido a una inflamación en los pulmones, compromiso del corazón o anemia (una condición en la cual hay bajos niveles de células rojas que transportan oxígeno en la sangre, lo cual causa fatiga y falta de aire) 
  • fenómeno de Raynaud; una enfermedad que limita el flujo de sangre a las manos y los pies cuando hace frío
  • hinchazón en los tobillos y retención de líquidos (edema)

Causas

El sistema inmunitario es la defensa natural del cuerpo contra enfermedades e infecciones. Cuando este detecta la presencia de agentes infecciosos, como las bacterias o los virus, envía unas proteínas especiales llamadas anticuerpos para erradicarlos. 

En el caso del LES, los anticuerpos enviados por el sistema inmunitario atacan tejidos, células y órganos sanos. 

La mayoría de expertos creen que el LES tiene más de una causa; argumentan que puede ser por una variedad de factores genéticos que hacen a ciertas personas más susceptibles. Sin embargo, también se necesitan uno o más factores ambientales para que el LES aparezca en esas personas que son genéticamente susceptibles a él. 

Algunos de los factores genéticos y ambientales que pueden contribuir al LES se describen a continuación.

Factores genéticos

Se cree que los genes que una persona hereda de sus padres le pueden hacer más susceptibles al LES, ya que la evidencia demuestra que:

  • si usted tiene un hermano gemelo idéntico con LES, se estima que sus probabilidades de desarrollarlo también son de un 25%
  • la incidencia del LES varía considerablemente en los diferentes grupos étnicos

Los investigadores han identificado una variedad de mutaciones genéticas que parecen hacer a ciertas personas más susceptibles a desarrollar LES. Las mutaciones genéticas ocurren cuando las instrucciones normales que se llevan a cabo en ciertos genes se vuelven “ilegibles”, lo cual causa que los procesos del cuerpo no funcionen con normalidad.

La mayoría de genes mutados están asociados con la regulación del sistema inmunitario, lo cual puede explicar por qué a la gente con LES no les funciona correctamente. 

Además, algunos de los genes mutados se encuentran en el cromosoma X. Los cromosomas son estructuras grandes de información genética. Los hombres solo tienen un cromosoma X (y un cromosoma Y), mientras que las mujeres tienen un par de cromosomas X. 

Es por esto que las mujeres tienen el doble de probabilidades de recibir uno de los genes mutados. Esto puede explicar en parte por qué el LES es más común en las mujeres que en los hombres. 

Factores ambientales

Hay una variedad de factores ambientales que pueden ser responsables de desencadenar el LES en personas vulnerables. 

Evidencia limitada sugiere que algunos de estos factores ambientales  pueden incluir:

  • estar expuesto a la luz solar
  • cambios hormonales que ocurren durante la vida de la mujer, como la pubertad o el embarazo
  • fármacos que pueden inducir lupus por medicación; este problema se suele resolver al dejar de tomar dichas medicinas

El virus de Epstein-Barr también se piensa que puede causar LES. Sin embargo, dicho virus es una infección viral común que no suele causar síntomas y en algunas personas puede causar fiebre glandular.

Diagnóstico

Análisis de sangre

Si su médico cree que puede tener LES después de examinar sus síntomas, le harán un análisis de sangre para ayudar a confirmar el diagnóstico.

Los análisis de sangre que puede que le hagan están enumerados abajo.

Prueba de anticuerpos antinucleares

Un análisis de sangre de anticuerpos antinucleares comprueba si hay un tipo particular de anticuerpos en su sangre, conocidos como anticuerpos antinucleares. Aproximadamente un 95% de personas con LES tienen este anticuerpo.

Sin embargo, es posible que tenga estos anticuerpos antinucleares sin tener LES, con lo que este análisis de sangre no es un diagnóstico definitivo para esta enfermedad. Su médico necesitará otros exámenes para confirmar el diagnóstico.

Prueba de anticuerpos anti-ADN

Un análisis de sangre para detectar anticuerpos anti-ADN también podrá ser empleado para diagnosticar LES. Si tiene anticuerpos anti-ADN, es muy probable que tenga LES. Sin embargo, también pueden ser encontrados en algunas personas que no tienen LES.

Los anticuerpos anti-ADN aumentan cuando el LES está más activo, de manera que durante un brote de síntomas severos los niveles de estos anticuerpos pueden ser más elevados de lo normal.

Prueba de niveles del complemento

El complemento es un grupo de proteínas en la sangre que forma parte del sistema inmunitario. Puede que su médico compruebe los niveles de dichas proteínas en su sangre para comprobar qué tan activo se encuentra el LES. El nivel de complemento disminuye cuando el LES está más activo.

Otros análisis

Una vez que el diagnóstico esté confirmado, normalmente se necesita monitorizar al paciente para ver cómo la enfermedad está afectando su cuerpo. 

Si tiene LES es posible que desarrolle otras afecciones, como la anemia o problemas en los riñones. Monitorizar la enfermedad permitirá que su médico compruebe si tiene alguna de estas complicaciones secundarias y, si es necesario, tratarlas lo antes posible.

Puede que necesite rayos x, ecografías o tomografías computarizadas (TC) para comprobar si el LES está afectando sus órganos internos.

Tratamiento

Protegerse del sol

Exponerse a la luz solar puede hacer que los síntomas del LES, como los sarpullidos en la piel, empeoren. Por lo tanto, es importante que se cerciore de que su piel está protegida del sol. Para esto debe usar ropa que cubra su piel, incluyendo gorras y gafas de sol. También debe usar protección solar con un alto FPS. Sin embargo, hay personas con lupus que no son sensibles al sol y no necesitan tomar estas precauciones. 

Si sus síntomas son leves, puede que no necesite un tratamiento específico, aunque la mayoría de personas sí necesitan medicación para lidiar con sus síntomas.

Algunas de las medicinas que puede necesitar si tiene lupus están descritas a continuación. 

Antiinflamatorios no esteroides (AINE)

Los antiinflamatorios no esteroides (AINE) son analgésicos que reducen la inflamación del cuerpo. Si siente dolor en los músculos o las articulaciones como resultado del LES, puede que le receten un AINE que le ayude a reducir este dolor.

Los AINE que más se recetan en estos casos son:

  • ibuprofeno
  • naproxeno
  • diclofenaco 
  • piroxicam

Los medicamentos más suaves, como el ibuprofeno, están disponibles sin receta médica. Sin embargo, para los dolores más fuertes, su médico le recetará un AINE más fuerte. 

Puede que los AINE no sean adecuados para personas que hayan tenido problemas en el estómago, los riñones o el hígado. Puede que tampoco sean adecuados para personas con asma. Los niños menores de 16 años no deberían tomar aspirina. Su médico le recomendará el mejor AINE para usted. 

Si se toma en dosis demasiado grandes o durante un periodo de tiempo largo, los AINE pueden causar daños en su estómago, lo cual puede causar un sangrado interno. 

Si necesita tomar A|NE durante periodo largo de tiempo, su médico le hará un seguimiento para asegurarse de que no está causando sangrado en el estómago. Si esto ocurre, hay más opciones disponibles.

Hidroxicloroquina

La hidroxicloroquina es un medicamento que se usaba para tratar la malaria, pero también es efectivo para tratar los síntomas del LES, como las erupciones cutáneas, el dolor y la fatiga. 

Normalmente tardará entre 6 y 12 semanas en notar la mejoría. 

La mayoría de expertos recomiendan que las personas con LES tomen hidroxicloroquina con frecuencia para controlar sus síntomas y evitar que surjan brotes repentinos o se desarrollen problemas más serios.

Los efectos secundarios de la hidroxicloroquina son poco comunes, pero pueden ser:

  • indigestión
  • diarrea
  • dolores de cabeza
  • erupciones cutáneas

La hidroxicloroquina puede causar efectos secundarios más graves en un pequeño número de personas. Por ejemplo, aproximadamente una de cada 2.000 personas que toman este medicamento puede sufrir daños en su visión. Puede ser conveniente que se haga una revisión de la vista en cualquier óptica antes de empezar el tratamiento, pero como estos efectos secundarios son tan inusuales, no se recomienda seguir una monitorización rutinaria con su oftalmólogo en el hospital.

Consulte con su médico inmediatamente si experimenta problemas de visión mientras está tomando hidroxicloroquina.  

Si su doctor lo considera necesario, puede que le recomiende hacerse chequeos regularmente para reducir el riesgo de sufrir complicaciones.

Corticosteroides

Los corticosteroides son un tipo de medicamento que reduce la inflamación de manera rápida. Son muy efectivos, pero normalmente solo son recetados si tiene un caso de lupus severo. 

Si sus síntomas son graves o está teniendo un brote, puede que le den una dosis alta de corticosteroides para controlar la situación. 

Según vayan mejorando los síntomas, la dosis se podrá ir reduciendo.

Cuando se recetan corticosteroides, se da la dosis más baja posible que sea efectiva. Esto es porque las dosis altas o el uso prolongado de corticosteroides puede causar efectos secundarios. Estos pueden incluir:

  • pérdida de volumen en los huesos
  • adelgazamiento de la piel
  • aumento de peso
  • tensión arterial alta (hipertensión)

Los corticosteroides son un tratamiento seguro y efectivo si se toman correctamente y bajo supervisión médica. Su especialista adaptará su dosis acorde con sus síntomas para minimizar al máximo los efectos secundarios sin afectar su eficacia.

Inmunosupresores

Los inmunosupresores son un tipo de medicamento que suprime las funciones de su sistema inmunitario. Pueden ayudar a mejorar los síntomas causados por el LES al limitar el daño que su sistema inmunitario causa cuando ataca partes sanas de su cuerpo. Los inmunosupresores más comunes son:

  • azatioprina
  • micofenolato mofetil
  • ciclofosfamida

Los inmunosupresores se pueden combinar con corticosteroides, ya que ambos medicamentos pueden ser más eficaces si se usan al mismo tiempo. Además, el uso de inmunosupresores puede reducir la dosis necesaria de corticosteroides.

Los inmunosupresores solamente se suelen prescribir si tiene síntomas muy severos, ya que son muy potentes y pueden tener efectos secundarios. Estos incluyen:

  • pérdida de apetito
  • vómitos
  • diarrea
  • encías inflamadas
  • hematomas o mayor facilidad para el sangrado
  • convulsiones
  • dolores de cabeza
  • acné
  • mayor crecimiento de pelo
  • aumento de peso

Los efectos secundarios dependerán de qué inmunosupresor se le recete. Si alguno de sus efectos secundarios se vuelve demasiado problemático, háblelo con su doctor; puede que necesite reajustar la dosis.

El micofenolato y la ciclofosfamida pueden causar malformaciones en el feto, por lo que debería usar un método anticonceptivo seguro si es una mujer sexualmente activa.

Si está intentando quedarse embarazada, puede utilizar una medicación alternativa como la azatioprina. Si es posible, el embarazo debería ser planeado con su especialista en un periodo en el que los síntomas del LES sean leves. Es esencial que un especialista monitorice su embarazo con atención.

La supresión de su sistema inmunológico aumenta el riesgo de desarrollar infecciones. Los inmunosupresores también pueden causar daño en el hígado. Por este motivo es necesario que tenga revisiones con su médico regularmente y le hagan análisis de sangre con frecuencia. 

Si tiene síntomas de una infección, hable con su médico inmediatamente, ya que necesitará tratamiento lo antes posible para evitar complicaciones.

Los síntomas de una infección pueden ser similares a los de un brote de lupus. Estos incluyen:

  • fiebre (38ºC - 100.4ºF)
  • ataque de tos, flema o falta de aire
  • ardor al orinar o sangre en la orina
  • diarrea

Evite el contacto con personas que tengan una infección, incluso si se trata de una infección a la cual usted ya es inmune, como la varicela o el sarampión. Esto es porque seguramente su inmunidad a estas condiciones esté suprimida o se haya reducido debido al LES.

Rituximab

El rituximab fue creado para tratar ciertos tipos de cáncer en la sangre, como el linfoma. Sin embargo, se ha demostrado que es efectivo para tratar ciertas condiciones autoinmunes, como el lupus y la artritis reumatoide. 

El rituximab funciona enganchándose y matando a los linfocitos B del sistema inmunitario, que son las células que producen los anticuerpos responsables de los síntomas del LES. Se administra en forma de perfusión, directamente en vena durante varias horas en un solo día. 

Los efectos secundarios del rituximab incluyen:

  • síntomas parecidos a los de la gripe, como escalofríos y fiebre durante la administración del tratamiento
  • mareo
  • vómitos

En algunos casos, el rituximab puede causar reacciones. En su mayoría ocurren durante, o poco después, de la administración del medicamento. Por este motivo, le monitorizarán en cuanto empiece su tratamiento.

Cabe remarcar que en España el rituximab no tiene indicación aprobada en ficha técnica para tratar el LES actualmente.

Las personas con esta enfermedad deben saber que existen incertidumbres acerca de cuán eficaz o seguro es el rituximab para tratar el LES. Sin embargo, puede que su especialista considere que sea un tratamiento adecuado para usted, en cuyo caso será posible que empiece el tratamiento. 

Complicaciones

Sin embargo, para algunas personas con lupus, la enfermedad puede ser más seria y causar complicaciones graves. Algunas de estas se describen a continuación.

Enfermedad cardiovascular

El término “enfermedad cardiovascular” es un término general que se refiere a cualquier enfermedad que afecte al corazón y las arterias.

Algunos ejemplos incluyen:

Se estima que los pacientes con LES son entre siete y ocho veces más propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares. Esto es porque dicha enfermedad puede causar inflamación en el corazón y las arterias. 

Es de gran ayuda tomar medidas para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como por ejemplo:

  • dejar de fumar (si fuma)
  • mantener una dieta sana y equilibrada; baja en grasas saturadas, azúcar y sal, y tomar mucha fruta y verdura (al menos 5 porciones al día)
  • mantener un peso saludable
  • hacer ejercicio de forma regular, al menos 150 minutos a la semana (dicho ejercicio debe ser lo suficientemente pesado como para que le falte el aliento de forma moderada)
  • si bebe alcohol, asegúrese de que solo toma las medidas recomendadas (más información abajo)

Los límites de alcohol recomendados por día son:

  • de tres a cuatro unidades para los hombres
  • de dos a tres unidades para las mujeres

Una unidad de alcohol equivale a media pinta de cerveza (alrededor de 236 ml), un vaso de vino pequeño o 25 ml de bebidas espirituosas (licores). 

En algunas personas, el LES puede causar enfermedades cardiovasculares menos serias, como:

  • pericarditis; inflamación de la membrana del corazón
  • miocarditis; inflamación de los músculos cardiacos

Nefritis lúpica

La nefritis lúpica es una enfermedad renal potencialmente peligrosa, causada por la inflamación prolongada de sus riñones como resultado del lupus. La nefritis lúpica es una complicación común del lupus; se estima que alrededor del 50% de las personas que sufren esta enfermedad también sufren nefritis lúpica. 

La nefritis lúpica tiende a desarrollarse de manera relativamente temprana, normalmente dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico de LES.

Los síntomas de la nefritis lúpica incluyen:

  • hinchazón en los pies
  • dolores de cabeza
  • mareos
  • sangre en la orina
  • necesidad de orinar constante

En muchos casos, la nefritis lúpica no causa síntomas obvios. Sin embargo, esto no quiere decir que la enfermedad no sea peligrosa, ya que aun así puede causar daños en los riñones. La nefritis lúpica también puede causar presión arterial alta (hipertensión), la cual puede causar complicaciones si no se trata.  

Es muy probable que le hagan análisis de sangre de forma regular para hacer un seguimiento del estado de sus riñones.

Si desarrolla nefritis lúpica, es probable que se pueda tratar con éxito usando inmunosupresores, como la azatioprina, el mofetil micofenolato o la ciclofosfamida.

Otras enfermedades autoinmunes

Aproximadamente una de cada tres personas con lupus también tiene otra enfermedad autoinmune, como la enfermedad tiroidea, el síndrome de Sjogren o el síndrome de Hughes (síndrome antifosfolípido). 

Síndrome de Sjogren

El síndrome de Sjogren es una enfermedad que daña las glándulas lacrimales y salivales, haciendo que su boca y sus ojos se sequen. Afecta a una de cada ocho personas con lupus.

El síndrome de Hughes (síndrome antifosfolípido)

El síndrome de Hughes (o síndrome antifosfolípido) puede darse como consecuencia del lupus o por sí mismo. Esta enfermedad causa un gran riesgo de que se formen coágulos en las arterias (lo cual puede causar un infarto o un ictus) y en las venas (lo que puede causar una trombosis). Las mujeres con lupus y síndrome de Hughes también tienen un riesgo alto de desarrollar complicaciones durante el embarazo (lea más abajo). 

El diagnóstico del síndrome de Hughes en los casos de LES requiere de la presencia de complicaciones vasculares o bien relacionadas con el embarazo, junto con la presencia de anticuerpos antifosfolipídicos en la sangre.

El lupus durante el embarazo

El lupus no suele afectar la fertilidad. Sin embargo, las complicaciones en el embarazo sí son comunes en las mujeres con lupus, especialmente en aquellas que tienen el síndrome de Hughes. Estas complicaciones incluyen:

  • preeclampsia
  • aborto espontáneo
  • muerte fetal
  • nacimiento prematuro

Los tratamientos como las inyecciones de heparina o la aspirina suelen ayudar a reducir los riesgos durante el embarazo para las mujeres con el síndrome de Hughes. 

También hay riesgo de que las mujeres con lupus sufran un brote de síntomas durante el embarazo.

Los síntomas del lupus que puede experimentar durante el embarazo incluyen:

  • pérdida de cabello
  • hinchazón de manos y pies
  • cara enrojecida 
  • anemia
  • dolor en los músculos, huesos y articulaciones

Algunos de estos síntomas pueden ser difíciles de diferenciar de los del embarazo mismo, como la anemia, la cara enrojecida o la hinchazón. El riesgo de un brote se puede disminuir normalmente tomando la medicación adecuada; esta puede incluir medicamentos contra la malaria o inmunosupresores, como la azatioprina. Si es necesario, también puede que le administren corticosteroides.

Para reducir riesgos de sufrir complicaciones, puede que le recomienden retrasar su embarazo planeado hasta que hayan pasado seis meses sin brotes y la función de sus riñones sea normal o casi normal.

Aunque no se puede garantizar que ningun fármaco sea totalmente seguro durante el embarazo, las medicaciones más seguras son:

  • hidroxicloroquina; una medicación contra la malaria 
  • azatriopina; un inmunosupresor
  • prednisolona; un corticosteroide

Lea más información sobre estas en nuestra página de fármacos para el lupus.

NHS Logo
Volver arriba