¿Preocupado por tu salud? Visita nuestro blog sobre el coronavirus para encontrar todo lo que necesitas saber.

×
Todos los artículos del glosario de Your.MD han sido revisados por doctores cualificados.

Salud sexual para hombres homosexuales y bisexuales

El uso de preservativos le ayudará a protegerse contra el VIH y reduce el riesgo de contraer muchas otras ETS.

Una encuesta de hombres homosexuales y bisexuales realizada por Stonewall reveló que uno de cada tres hombres nunca se había hecho la prueba del VIH, y uno de cada cuatro nunca se había hecho una prueba de ETS.

Los hombres homosexuales y bisexuales deben hacerse un chequeo al menos cada seis meses en una clínica de salud sexual o ambulatorio. Esto es importante, ya que con algunas ETS no muestran síntomas.

Hepatitis A

La hepatitis A es una infección hepática que se transmite por un virus en las heces (excremento).

Se transmite principalmente a través de alimentos contaminados o de un lavado de manos deficiente, pero también se transmite fácilmente a través del sexo, incluido el sexo oral-anal ("rimming") y el sexo oral después del sexo anal. Los hombres homosexuales y bisexuales con múltiples parejas están particularmente en riesgo.

Los síntomas de la hepatitis A pueden aparecer hasta ocho semanas después del sexo e incluyen cansancio y náuseas.

La hepatitis A no suele poner en peligro la vida y la mayoría de las personas se recuperan por completo en un par de meses.

Los hombres pueden evitar contraer hepatitis A:

  • Lavándose las manos después del sexo (idealmente las nalgas, la ingle y el pene también)
  • Cambiando los preservativo es entre el sexo anal y oral
  • Usando una barrera (como un preservativo cortado en un cuadrado) para practicar el “rimming”
  • Usando guantes de látex o sin látex para los tocamientos con el dedo o el puño
  • No compartiendo juguetes sexuales
  • Preguntar sobre la vacuna contra la hepatitis A en una clínica de salud sexual o su ambulatorio

Si cree que puede tener hepatitis A o tiene alguna pregunta, visite una clínica de salud sexual o a su médico de cabecera. La vacuna contra la hepatitis A está disponible para personas que viajan a países donde la enfermedad es común. Lea más sobre [las vacunas para viajar].

Hepatitis B

La hepatitis B es una infección viral que causa inflamación del hígado. A menudo no causa ningún síntoma obvio, pero puede provocar una infección persistente. Esto puede causar enfermedades hepáticas graves, como cirrosis y cáncer de hígado.

La hepatitis B se transmite a través del contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada. Los hombres que tienen sexo con hombres corren el riesgo de contraer hepatitis B, pero pueden protegerse con la vacuna contra la hepatitis B.

La vacuna está disponible en clínicas de salud sexual o en su ambulatorio.

Lea más sobre la [hepatitis B].

Hepatitis C

La hepatitis C es una infección viral que causa inflamación del hígado. A menudo no causa ningún síntoma obvio, pero puede provocar una infección persistente. Esto puede causar enfermedades hepáticas graves, como cirrosis y cáncer de hígado.

Se transmite por contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada. Los hombres que estén preocupados de estar en riesgo deben consultar con su médico o clínica de salud sexual.

La hepatitis C se puede tratar y es curable en muchos casos.

Lea más sobre la hepatitis C.

Gonorrea

Esta infección bacteriana puede causar escozor al orinar o la sensación de que desea orinar pero no puede. Se transmite a través del sexo anal, oral o vaginal con una persona infectada.

La gonorrea se trata con antibióticos.

Lea más sobre la [gonorrea].

Uretritis no específica

Esta es una inflamación de la uretra causada por bacterias. También se conoce como uretritis no gonocócica, cuando la afección no es causada por la gonorrea.

Esta se transmite de la misma manera que la gonorrea y a menudo tiene síntomas similares.

También puede ser causada por tener demasiado sexo o masturbarse demasiado, lo que puede causar que la uretra se inflame. Se puede tratar con antibióticos.

Lea más sobre la [uretritis no específica].

Clamidia

Es una infección bacteriana de la uretra, el recto o la garganta. Puede haber secreción y dolor al orinar, o dolor en los testículos (aunque puede no mostrar síntomas).

Se puede transmitir durante el sexo con una persona infectada de la misma manera que la gonorrea y la uretritis. Se trata con antibióticos.

Lea más sobre la [clamidia].

Shigellosis

Esta es una infección bacteriana del intestino que causa diarrea severa y calambres estomacales. A menudo se confunde con una intoxicación alimentaria.

Se puede contraer durante la actividad sexual, incluido el sexo anal-oral ("rimming") y el dar sexo oral después del sexo anal. Se propaga muy fácilmente: todo lo que necesita es una pequeña cantidad del excremento infectado en su boca.

Una persona con shigella puede ser infecciosa hasta durante un mes. Se puede tratar con antibióticos. Los hombres que sospechan que pueden tener shigelosis deben visitar ir a su médico o clínica de salud sexual para hacerse la prueba.

Los hombres pueden evitar contraer shigelosis lavándose las manos después del sexo (las nalgas, la ingle y el pene también, si se puede dar una ducha) y cambiando los preservativoes entre el sexo anal y el oral.

El uso de guantes de látex o sin látex para los tocamientos con dedos o el puño ofrece protección. Y no comparta juguetes sexuales.

Herpes genital

El herpes genital es una infección viral. Los síntomas pueden incluir ampollas y úlceras dolorosas en o alrededor del pene o el ano, aunque algunos hombres no tienen síntomas.

El virus permanece en el cuerpo y puede causar episodios recurrentes de ampollas.

El herpes genital puede transmitirse a través del sexo oral con alguien con herpes labial alrededor o en la boca, o por contacto genital cercano de piel a piel con alguien que tiene herpes genital.

Las pastillas antivirales pueden ayudar al proceso de curación. Un médico puede recetarle unas pastillas o una crema.

Lea más sobre el herpes genital.

Sífilis

La sífilis es una infección bacteriana que causa úlceras indoloras, generalmente en el área genital. La úlcera desaparecerá por sí sola, pero pueden aparecer otros síntomas, como una erupción en el cuerpo e inflamación en las glándulas.

En sus primeras etapas, la sífilis es muy infecciosa y puede transmitirse por contacto cercano con la piel durante las relaciones sexuales. Si no se trata durante años, puede extenderse al cerebro u otras partes del cuerpo y causar problemas graves a largo plazo.

El tratamiento es con inyecciones de antibióticos o pastillas.

Lea más sobre la sífilis.

Verrugas genitales

Esta es una infección viral común que aparece unas semanas o meses después de tener relaciones sexuales con una persona infectada. Puede causar protuberancias del tamaño de una cabeza de alfiler, principalmente en o alrededor de la cabeza del pene, pero también dentro y alrededor del ano.

Cuanto antes se traten las verrugas, más fácil será tratarlas. No puede tratar las verrugas genitales con la misma crema que usa para las verrugas en las manos. Un médico las congelará o usará una crema para eliminarlas.

Lea más sobre las [verrugas genitales].

Ladillas

Las ladillas (también conocidas como “piojos púbicos”) son pequeños insectos parásitos que viven en el vello corporal. Son las ETS más comunes.

Solo crecen hasta el tamaño de una cabeza de alfiler, por lo que pueden ser difíciles de detectar, aunque sus pequeños huevos oscuros se pueden ver pegados al vello.

Las ladillas prefieren el vello púbico (cabello alrededor de los testículos y el ano), pero también se pueden encontrar en el vello corporal (no en la cabeza). Los piojos también se pueden recoger de la ropa, toallas y ropa de cama, y ​​los síntomas incluyen picazón y sarpullidos.

El tratamiento se puede hacer en casa con lociones o cremas compradas en una farmacia (no se necesita receta médica).

Lea más sobre las [ladillas].

Sarna

Esta es una infección causada por pequeños ácaros que se entierran debajo de la piel. Causa picazón intensa para la mayoría de las personas (aunque algunas apenas lo notan).

La picazón generalmente comienza dos o más semanas después de tener relaciones sexuales con una persona infectada. Puede contraer sarna al compartir camas y toallas, pero esto es menos común.

El tratamiento es similar al tratamiento de las ladillas, aunque puede seguir picando durante algunas semanas después de que los ácaros hayan sido erradicados.

Lea más sobre la [sarna].

Hágase las pruebas

Si tiene alguno de los síntomas anteriores o le preocupa poder tener una ETS, hable con su médico o vaya al ambulatorio.

Hacerse la pruebas regularmente es una buena idea para asegurarse de tener una vida sexual saludable.

Traducción del contenido original de la NHS por

¿Te ha sido útil este artículo?

Ir hacia arriba

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud