¿Preocupado por tu salud? Visita nuestro blog sobre el coronavirus para encontrar todo lo que necesitas saber.

×
Todos los artículos del glosario de Your.MD han sido revisados por doctores cualificados.

Mejore la salud ósea de su hijo

Durante esta etapa, los  huesos se hacen más grandes y fuertes hasta que alcanzan lo que se conoce como "masa ósea máxima". Esto suele suceder entre los 18 y los 25 años de edad.

Desarrollar huesos fuertes durante la infancia proporcionará protección contra la enfermedad de los huesos frágiles, la osteoporosis, más adelante en la vida.

Puede proteger la salud ósea de su hijo con algunas medidas sencillas de su estilo de vida.

  • La dieta para la salud de los huesos de su hijo
  • Ejercicios de fortalecimiento de los huesos para niños
  • Trastornos de la alimentación y salud ósea

Dieta para la salud de los huesos de su hijo 

Los huesos necesitan alimentos de todos los grupos principales para mantenerse fuertes y saludables.

Para obtener consejos sobre cómo proporcionarle a su hijo una dieta sana y equilibrada, consulte la guía Eatwell.

Hay un par de nutrientes que son particularmente importantes para la construcción de huesos fuertes y saludables: calcio y vitamina D.

Calcio

El calcio es particularmente vital durante la pubertad, cuando los huesos crecen más rápido que en cualquier otro momento.

La pubertad suele darse entre los 11 y los 15 años para las niñas y entre los 12 y los 16 años para los niños.

Las investigaciones muestran que, en promedio, los niños y jóvenes de este grupo de edad no obtienen suficiente calcio.

Los alimentos que contienen mucho calcio incluyen productos lácteos como leche, queso y yogur, pero también sardinas enlatadas (con los huesos), verduras de hoja verde (pero no las espinacas), guisantes, higos secos, nueces, semillas y cualquier cosa fortificada con calcio, incluyendo algunas leches de soja y almendras.

Vitamina D

La vitamina D es importante para los huesos porque ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio.

La vitamina D se produce en nuestra piel cuando se expone a la luz solar durante los meses de verano (desde finales de marzo/abril hasta finales de septiembre).

Es importante que nunca deje que la piel de su hijo se enrojezca o se queme. Los bebés menores de seis meses nunca deben exponerse a la luz solar directa.

Descubra [cómo obtener vitamina D de la luz solar de forma segura].

Solo unos pocos alimentos son una buena fuente de vitamina D. Estos incluyen el pescado azul, los huevos y los alimentos fortificados con vitamina D, como grasas para untar y algunos cereales para el desayuno.

Ver [Alimentos para huesos fuertes].

Suplementos de vitamina D

Su médico o farmacéutico pueden aconsejarle sobre los suplementos de vitamina D para su hijo.

  • Bebés: el Departamento de Salud recomienda que todos los bebés tomen gotas de vitamina D desde el nacimiento para asegurarse de que ingieran lo suficiente. Los bebés que ingieren más de 500 ml (aproximadamente una pinta) de fórmula infantil no necesitan gotas de vitaminas porque la fórmula ya está fortificada con vitaminas.
  • Menores de cinco años: se recomienda que todos los niños de seis meses a cinco años tomen suplementos vitamínicos que contengan vitaminas A, C y D todos los días.
  • Niños mayores de cinco años: los niños mayores de cinco años y los adultos deben considerar tomar un suplemento diario que contenga 10 microgramos (mcg) de vitamina D, especialmente durante el invierno, cuando hay menos sol

Lea más sobre [los suplementos de vitamina D].

Ejercicios de fortalecimiento óseo para niños

Para ayudar a desarrollar huesos sanos:

  • Bebés que aún no andan: debe ayudarles a jugar activamente en el suelo. Lea sobre [otras formas de mantener activos a los bebés y niños pequeños].
  • Los niños que pueden caminar solos deben realizar actividad física todos los días durante al menos 180 minutos (tres horas) repartidos a lo largo del día. Esto debe incluir algunas actividades para fortalecer los huesos, como escalar y saltar. Consulte las [pautas de actividad física para niños menores de cinco años] 
  • Los niños de cinco a 18 años necesitan al menos 60 minutos (una hora) de actividad física todos los días. Consulte las pautas de actividad física para niños y jóvenes.

Trate de que su hijo no sea sedentario durante períodos prolongados. Limite la cantidad de tiempo que pasan viendo la televisión, en el ordenador o jugando videojuegos.

Lea [10 formas de mantenerse activo con sus hijos].

Trastornos alimentarios y salud ósea

Los trastornos alimentarios afectan a personas de todas las edades, tanto hombres como mujeres. Pero las niñas y las mujeres tienen más probabilidades de verse afectadas, especialmente durante la adolescencia.

Los huesos de los adolescentes aún están creciendo y fortaleciéndose, y los trastornos alimentarios como la anorexia pueden afectar su desarrollo.

El bajo peso corporal puede reducir los niveles de estrógeno, lo que puede reducir la fuerza ósea. La mala nutrición y la reducción de la fuerza muscular causada por los trastornos alimentarios también pueden reducir la fuerza ósea.

Si su hijo adolescente tiene anorexia u otro trastorno alimentario, es importante que obtenga asesoramiento médico desde el principio.

Traducción del contenido original de la NHS por

¿Te ha sido útil este artículo?

Ir hacia arriba

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud