Dolores de cabeza

Muchas personas experimentan dolores de cabeza con regularidad, lo que los convierte en uno de los problemas de salud más comunes. La mayoría no son graves, y pueden tratarse fácilmente.

En muchos casos, los dolores de cabeza pueden tratarse en casa, con analgésicos sin receta y haciendo cambios en su estilo de vida, como descansar más o beber suficientes líquidos.

Sin embargo, es buena idea consultar a un doctor si los tratamientos sin receta no alivian los dolores de cabeza, o si son tan fuertes o tan frecuentes que le afectan en su vida cotidiana, o le impiden ir al trabajo.

Esta página abarca:

Dolores de cabeza tensionales

Migrañas

Cefalea en racimo

Medicamentos y analgésicos para el dolor de cabeza

Dolor de cabeza hormonal

Otras causas del dolor de cabeza

Síntomas de problemas graves

Dolores de cabeza tensionales

Los dolores de cabeza tensionales son el tipo más común de dolor de cabeza y a los  que consideramos normales y «cotidianos». Se manifiestan como un dolor constante que se siente en ambos lados de la cabeza, como si hubiera una banda muy ajustada la estuviera apretando.

Los dolores de cabeza tensionales normalmente no son lo suficientemente fuertes como para impedir actividades de la vida cotidiana. Suelen durar entre 30 minutos y varias horas, aunque también pueden estar presentes durante días.

El motivo exacto no está claro, pero los dolores de cabeza tensionales se han relacionado con el estrés, las malas posturas, saltarse comidas o la deshidratación.

Normalmente, los dolores de cabeza tensionales pueden tratarse con analgésicos comunes como el paracetamol o el ibuprofeno. Hacer cambios en su estilo de vida, como dormir bien, reducir los niveles de estrés e hidratarse bien también puede ser de ayuda.

Más información sobre los dolores de cabeza tensionales.

Migrañas

Las migrañas son menos comunes que los dolores de cabeza tensionales. Suelen manifestarse como un dolor constante y punzante en la parte frontal o lateral de la cabeza. Algunas personas también experimentan otros síntomas, como náuseas, vómitos y una mayor sensibilidad a la luz o al sonido.

Las migrañas suelen ser más fuertes que los dolores de cabeza tensionales, y pueden afectarle en su día a día. Suelen durar al menos un par de horas, y algunas personas tienen incluso que guardar cama durante días.

La mayoría de las personas consigue aliviar sus migrañas con medicamentos sin receta, pero si son muy fuertes, es posible que necesite un tratamiento más fuerte que solamente esté disponible con receta. Este tipo de medicamento puede ayudar a aliviar y prevenir sus migrañas.

Más información sobre las migrañas.

Cefalea en racimo

Las cefaleas en racimo son un tipo de dolor de cabeza poco común que se producen en brote durante uno o dos meses seguidos, en la misma época del año.

Son extremadamente fuertes, provocan un dolor intenso alrededor de un ojo y normalmente van acompañados de otros síntomas, como lagrimeo o enrojecimiento del ojo, y congestión o goteo nasal.

Los medicamentos de farmacia no alivian los síntomas de las cefaleas en racimo, pero su doctor puede recetarle tratamientos específicos para aliviar el dolor y prevenir posibles episodios futuros.

Más información sobre las cefaleas en racimo.

Medicamentos y analgésicos para el dolor de cabeza

Algunos dolores de cabeza se producen como efecto secundario de algún medicamento. Los dolores de cabeza frecuentes también pueden deberse a tomar demasiados analgésicos. En este caso, se conocen como cefaleas por abuso de medicación o de analgésicos.

Las cefaleas por abuso de medicación suelen mejorar a las pocas semanas de haber dejado de tomar los analgésicos que las provocan, aunque es posible que el dolor empeore durante unos cuantos días antes de empezar a mejorar.

Más información sobre las cefaleas por abuso de medicación.

Dolor de cabeza hormonal

Es común que las mujeres experimenten dolores de cabeza hormonales, y, en el caso de muchas, están relacionados con la menstruación. La píldora anticonceptiva combinada, la menopausia y el embarazo también son otros posibles desencadenantes.

Reducir sus niveles de estrés, dormir bien y asegurarse de no saltarse ninguna comida puede ayudar a reducir los dolores de cabeza relacionados con el ciclo menstrual.

Más información sobre los dolores de cabeza hormonales.

Otras causas del dolor de cabeza

Los dolores de cabeza pueden tener muchas otras causas, como por ejemplo:

  • beber demasiado alcohol
  • lesión en la cabeza o conmoción cerebral
  • resfriado o gripe
  • trastornos de la articulación temporomandibular (problemas que afectan a los músculos de la masticación y las articulaciones que conectan la mandíbula inferior con la base del cráneo)
  • sinusitis (inflamación del revestimiento de los senos paranasales; más información sobre dolores de cabeza sinusales) 
  • envenenamiento con monóxido de carbono
  • apnea del sueño (un problema en el que las paredes de la garganta se relajan y se estrechan durante el sueño, interrumpiendo la respiración normal)

¿Podría ser algo grave?

En la gran mayoría de los casos, un dolor de cabeza no es una señal de un problema grave. Sin embargo, en casos aislados, puede ser síntoma de un un problema como un derrame, meningitis o un tumor cerebral.

Es más probable que un dolor de cabeza sea síntoma de algo grave si:

  • aparece de repente y es muy fuerte (suele describirse como un dolor cegador sin precedentes)
  • no desaparece y empeora
  • se produce tras un traumatismo craneal grave
  • empieza de repente después de toser, reír, estornudar, cambiar de postura o hacer esfuerzo físico
  • presenta síntomas que puedan indicar que tenga un problema cerebral o del sistema nervioso, como debilidad, dificultad para hablar, confusión, pérdidas de memoria y mareos
  • presenta otros síntomas como fiebre, cuello rígido, una erupción, dolor de mandíbula al masticar, problemas de visión, molestias en el cuero cabelludo, o dolor fuerte y enrojecimiento de uno o ambos ojos

Si cree que su dolor de cabeza puede ser síntoma de algo grave, busque asistencia médica inmediatamente. Póngase en contacto con su médico lo antes posible, o acuda al servicio de urgencias más cercano.

NHS Logo
Volver arriba