Consejos para mejorar tu vida sexual

Si quieres sacarle el máximo partido a tu vida sexual, estos consejos son una buena forma de comenzar.

Hablar con tu pareja sobre los sentimientos, preferencias y deseos mutuos puede contribuir a estrechar vuestros lazos y a que disfrutéis más del sexo.

Incluso los amantes más satisfechos pueden divertirse probando cosas nuevas. Aquí te ofrecemos algunas ideas.

Aplaza el punto álgido

Acuerda con tu pareja un periodo de tiempo; por ejemplo, una semana o lo que funcione mejor para vosotros, sin orgasmos ni penetración. Al principio limitaos a besos y abrazos. Poco a poco, id añadiendo caricias, masturbación mutua, sexo oral o lo que consideréis oportuno, pero sin llegar al orgasmo.

Al final del tiempo de espera acordado, concedeos el placer del orgasmo mediante cualquier forma de sexo que os guste. El periodo de espera agudiza los sentidos y os hace más receptivos a toda la gama de maravillosas sensaciones que se experimentan al hacer el amor.

Masajes

Los masajes contribuyen a una forma de sexo muy sensual. Como parte de los juegos previos al sexo, es una técnica excelente para poner los cuerpos lentamente en marcha y relajarse sintiendo la piel del otro mientras se intensifica la propia excitación.

Pero un simple masaje que no conduce al sexo también puede hacer maravillas. Un masaje no sexual servirá para familiarizarse (o volverse a familiarizar) con el cuerpo de tu pareja, reducir el estrés y reafirmar la intimidad entre los dos.

Si no quieres que un masaje termine en sexo, háblalo con tu pareja para evitar cualquier tipo de malentendido.

Lee más sobre por qué es bueno hablar de sexo.

Los sentidos

El buen sexo abarca todos los sentidos, no solo el tacto. Los aceites aromáticos para masajes, la música y las velas o una luz tenue pueden tener un efecto erótico, así como escuchar la respiración de tu pareja y los sonidos que hace. Pero recuerda que no se debe impregnar de aceite un condón, pues podría dañar el látex.

Saborea a tu pareja al besar. Si los dos estáis de acuerdo, podríais mezclar comida y sexo, por ejemplo, introduciéndole al otro en la boca algo dulce y jugoso, como fresas.

Susurros

Tanto si son dulces naderías como si se trata de tus intenciones sexuales, susurrar cosas al oído puede añadir un elemento de emoción al asunto. No hace falta que sea durante los juegos previos o el sexo propiamente dicho. Los juegos previos pueden comenzar a lo largo del día con una llamada sugerente, de forma que los dos anheléis la llegada del momento durante horas o días.

El efecto es el mismo con mensajes de texto o correos electrónicos, pero asegúrate de que se lo envías a la persona adecuada y recuerda que, en el trabajo, tu jefe tiene derecho a leer tu correo electrónico.

Masturbación

La masturbación, en solitario o con tu pareja, puede suponer un extra para tu vida sexual. Explorar tu propio cuerpo y tus respuestas sexuales te permite conocerte mejor y compartir esa información con tu pareja.

Masturbar a tu pareja puede ayudarte a descubrir qué es lo que le gusta. También es una opción si uno de los dos no quiere un acto sexual completo en un momento determinado. Háblalo todo con tu pareja.

Juguetes

Si tanto tú como tu pareja estáis abiertos a ello, usar juguetes sexuales puede ser muy estimulante para los dos. Para mucha gente, los vibradores (y otros juguetes) son una parte importante de su vida sexual. Si nunca has usado juguetes sexuales, ¿qué te parecería probar alguno?

Se pueden comprar en internet o en tiendas eróticas. Pero no hace falta gastarse una fortuna. También puedes usar tu creatividad. El tacto de un cepillo de pelos suaves sobre la piel puede ser muy estimulante, y también puede ser divertido hacer tus propios juguetes.

Lee más en ¿Son seguros los juguetes sexuales?

Libros

Hay muchos libros con ejercicios e ideas para alcanzar una vida sexual plena, independientemente de cuál sea tu edad, sexo, orientación sexual o gustos personales.

Si nunca te has planteado comprar un libro sobre sexo, ¿por qué no hacerlo ahora? Te preguntarás por qué no lo hiciste antes.

Comparte tus fantasías y deseos

Todos tenemos fantasías, gustos y preferencias únicas en materia sexual. Desde los lóbulos de las orejas, los tobillos, el pelo o las caderas, hasta disfraces de pirata o pícnics. No tengas miedo de hablar de ello.

Si compartís vuestras fantasías, podréis sacarles el máximo partido.

Juega limpio

Nos referimos a la higiene general. No hace falta que te frotes con estropajo. Un poco de sudor puede ser estimulante, siempre y cuando no sea excesivo.

Pero respeta siempre a tu pareja y lávate todos los días para evitar olores y sabores desagradables. Si quieres información más específica, lee estos artículos sobre cómo mantener limpia la vagina y lavarse el pene.

Relájate

El sexo con la pareja adecuada puede ser una de las experiencias más hermosas e intensas de la vida.

A veces el mejor sexo tiene lugar cuando te despreocupas y te olvidas de tener que alcanzar un orgasmo a toda costa. Relájate con tu pareja y el buen sexo se presentará de forma natural.

NHS Logo
Volver arriba