Giardiasis

Introducción

La giardiasis es una infección del sistema digestivo causada por pequeños parásitos llamados Giardia intestinalis (también conocidos como Giardia lamblia o Giardia duodenalis).

La Diarrea es el síntoma más común de la giardiasis.

Existen otros síntomas como calambres abdominales, hinchazón y flatulencia. A pesar de que estos síntomas a menudo son desagradables, la giardiasis generalmente no representa una amenaza grave para la salud y puede tratarse fácilmente.

Consulte más sobre síntomas de la giardiasis.

Cuándo debe consultar al médico

Consulte a su médico si presenta síntomas como diarrea, calambres, hinchazón y nauseas que duren más de una semana, especialmente si ha estado recientemente en el exterior.

Es posible que su médico deba enviar algunas muestras de sus heces para analizarlas en un laboratorio y así confirmar el diagnóstico de giardiasis. Probablemente se deban tomar hasta tres muestras durante varios días para garantizar un diagnóstico correcto.

La giardiasis generalmente se trata con antibióticos de manera exitosa ya que matan el parásito giardia. En la mayoría de los casos, se usan medicamentos llamados metronidazol o tinidazol.

Consulte más sobre tratamiento de la giardiasis.

¿Cómo se propaga la giardiasis?

La mayoría de las personas que se infectan con giardiasis por haber tomado agua contaminada con el parásito Gardia o por haber estado en contacto directo con una persona infectada.

La infección de giardiasis también puede transmitirse si una persona infectada no se lava las manos adecuadamente después de ir al baño y luego toca los alimentos que otras personas consumirán. Los alimentos también pueden contaminarse si se lavan con agua infectada.

Practicar una buena higiene, como lavarse las manos regularmente con agua y jabón y tener cuidado al beber agua en países con bajos niveles de saneamiento, puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar la giardiasis.

Consulte más sobre las causas de la giardiasis y prevención de la giardiasis.

¿Quién puede estar en riesgo?

La giardiasis se produce en casi cualquier parte del mundo. Sin embargo, se propaga en mayor medida en aquellos lugares donde el acceso al agua limpia es limitado y las medidas de saneamiento son ineficientes.

Puede afectar a personas de todas las edades pero es más común en niños pequeños y sus padres ya que al cambiar pañales aumenta el riesgo de contaminarse.

La mayoría de los casos de giardiasis son únicos pero, a veces pueden ocurrir pequeños brotes en los hogares, entre los miembros de una familia o en guarderías. Los brotes más grandes generalmente se originan de fuentes de aguas contaminadas, como pozos de agua potable o parques acuáticos.

Síntomas

Los síntomas de la giardiasis usualmente comienzan de 4 a 10 días después de contraer la infección. Sin embargo, pueden aparecer hasta tres semanas más tarde.

Estos síntomas pueden comenzar repentinamente o desarrollarse lentamente en el transcurso de varios días.

Entre los síntomas comunes tenemos:

También usted podría experimentar vómitos y fiebre leve de 37-38ºC (98.6-100.4ºF), aunque estos síntomas son menos comunes.

Si la enfermedad no se trata, los síntomas pueden persistir durante uno o dos meses antes de mejorar gradualmente.

Un pequeño número de personas desarrolla giardiasis a largo plazo (crónica), que causa episodios persistentes o repetidos de diarrea que pueden durar hasta dos años. En los niños, la giardiasis a largo plazo puede provocar un retraso en el crecimiento al ritmo esperado, cuyo término médico es retraso en el desarrollo.

Sin embargo, la giardiasis a largo plazo es rara entre las personas que han sido tratadas por la afección.

Consulte más sobre tratamiento de la giardiasis.

Cuándo consultar al su médico

Consulte a su médico si presenta síntomas como diarrea, calambres, hinchazón y nauseas que duren más de una semana.

Si su bebé o niño tiene diarrea que dure más de dos tres días o si ha tenido seis o más episodios de diarrea en las últimas 24 horas, debería llevarlo al médico.

Causas

La giardiasis es causada por parásitos microscópicos conocidos como Giardia intestinalis, que viven en los intestinos de humanos y animales. En la mayoría de los casos, la infección se contagia por el contacto con otros humanos.

Mayormente, los parásitos no causan síntomas y las personas no saben que han sido infectadas. En los lugares del mundo en los que la giardiasis se ha propagado, existe una estimación de que por cada cinco personas, una está infectada.

Cómo se propaga la giardiasis

Mientras están dentro de los intestinos, los parásitos forman una capa protectora dura conocida como quiste de giardia.

Cuando alguien con la infección por giardiasis evacua, algunos de los quistes dentro de los intestinos pueden salir del cuerpo dentro de las heces.

Los quistes de Giardia pueden sobrevivir fuera del cuerpo durante varias semanas o meses.

Una vez fuera del cuerpo, la giardiasis generalmente se transmite al beber agua contaminada por heces infectadas. Esto ocurre con frecuencia en países que tienen saneamiento deficiente y acceso limitado a agua limpia.

La giardiasis también se puede transmitir a través del contacto directo entre personas.

Con menos frecuencia, la giardiasis se transmite cuando una persona infectada no se lava las manos adecuadamente después de ir al baño y transfiere los parásitos a superficies, utensilios o alimentos que otros tocan o comen. Cualquier persona que toque una superficie infectada, use utensilios infectados o coma alimentos contaminados puede transferir los parásitos a su boca e infectarse.

¿Quién está en riesgo?

Los padres o cuidadoras de niños pequeños que deben cambiar pañales a bebés con giardiasis tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad por medio de la trasferencia accidental de heces infectadas a sus bocas.

El riesgo es mucho mayor en lugares donde hay muchos bebés y existe la necesidad de cambiar pañales con frecuencia como las guarderías infantiles.

Ha habido una serie de casos de excursionistas y campistas que desarrollan la giardiasis después de haber bebido agua contaminada de arroyos y lagos. Siempre se debe evitar beber agua no tratada (agua que no ha sido hervida o tratada químicamente) incluso si se ve limpia.

Un pequeño número de brotes de giardiasis ha sido relacionado con áreas recreativas que utilizan agua, como parques acuáticos y piscinas, que se han contaminado con los parásitos giardia.

Las personas que viajan a aquellos lugares en el mundo donde los estándares de higiene del agua son deficientes, tienen un mayor riesgo de desarrollar giardiasis. Sin embargo, debido al tiempo que tardan los síntomas en aparecer después de infectarse, la mayoría de las personas no tendrán ningún síntoma hasta que regresen a casa.

Las personas que tienen relaciones sexuales anales frecuentes también tienen un mayor riesgo de contraer giardiasis, ya que el parásito de la giardia puede pasar del ano (recto) a la boca durante las relaciones sexuales.

Consulte sobre cómo prevenir la giardiasis para obtener consejos en relación a cómo reducir el riesgo de desarrollar la afección.

Tratamiento

La giardiasis usualmente puede tratarse con éxito por medio del uso de medicamentos que maten a los parásitos responsables de la infección.

Metronidazol

Con mayor frecuencia, se usa un antibiótico llamado metronidazol.

Por lo general, se toma en forma de tabletas (por vía oral). El  tiempo del tratamiento recomendado dependerá de ciertos factores tales como su edad y peso corporal y puede variar de 3 a 10 días

Su médico o farmacéutico podrá darle instrucciones más detalladas para sus circunstancias individuales.

Tanto los adultos como los niños  toleran el metronidazol muy bien y, por esta razón, los efectos secundarios graves son relativamente muy inusuales.

Los efectos secundarios que más se reportan son generalmente leves que afectan el sistema digestivo. Estos síntomas son:

  • nausea
  • vómitos
  • diarrea
  • Dolor estomacal

El metronidazol puede causar también mareos y somnolencia (ver más abajo).

Tinidazol

El medicamento llamado tinidazol se utiliza con frecuencia como una alternativa del metronidazol.

La mayoría de las personas solo necesitan una dosis del tinidazol y, como ocurre con el metronidazol, puede producir efectos secundarios como:

  • nausea
  • vómitos
  • pérdida del apetito
  • diarrea
  • calambre y dolor estomacal
  • dolor de cabeza
  • cansancio
  • sabor a metal desagradable en la boca
  • orina color oscuro

Consulte [información sobre medicamentos para la giardiasis] para obtener más datos sobre metronidazol y tinidazol.

Precauciones

En raras ocasiones, algunas personas se sienten mareadas o somnolientas mientras toman metronidazol. Si esto le sucede, evite conducir o usar herramientas eléctricas o maquinaria.

No beba alcohol mientras toma metronidazol o tinidazol o durante las 48 horas posteriores tras finalizar la dosis. Mezclar alcohol con estos tipos de medicamentos puede empeorar los efectos secundarios.

El metronidazol debe usarse con precaución si está embarazada o amamantando, según lo recomendado por su médico.

Si le diagnostican giardiasis, podría recomendárseles a otros miembros en su familia que vivan con usted recibir el tratamiento, como medida de precaución en caso de que también hayan sido infectados. Su médico podrá decirle si el tratamiento es necesario.

Prevención

La giardiasis puede prevenirse la mayoría de las veces con la práctica de una buena higiene y teniendo precauciones que van de la mano con el sentido común. 

Lave sus manos

La mejor forma de evitar el contagio con giardiasis es lavar las manos con regularidad, en especial:

  • después de ir al baño
  • después de cambiar un pañal
  • antes de manipular alimentos o ingerirlos

Lave sus manos con agua y jabón por al menos 15 o 20 segundos, asegurándose de lavar bien tanto la parte delantera como la trasera. Después de lavarlas, enjuague y seque con una toalla limpia. Debería alentar a sus hijos a que también se laven las manos con regularidad.

Seguridad del agua

Los sistemas de purificación de agua por lo general no permiten que el agua del grifo se contamine por giardiasis. Sin embargo, evite beber agua no tratada de ríos y lagos en los países que visite cuando viaje al extranjero. 

Las instalaciones recreativas como piscinas regulares o piscinas para niños o parques acuáticos a veces pueden contaminarse, especialmente si son utilizadas por niños muy pequeños que pueden ensuciarse accidentalmente mientras están dentro del agua. Evite beber agua cuando use tales instalaciones. Los parásitos de Giardia pueden sobrevivir en agua con cloro, por lo que no debe suponer que la misma es segura. 

Si va a acampar, se recomienda que hierva agua antes de beberla.

Viajar al exterior

Si planea viajar a países en los que se sepa de la propagación de la giardiasis y donde el saneamiento es deficiente, tome agua envasada únicamente. Asegúrese de que las botellas del agua envasada estén selladas apropiadamente antes de usarlas. Debería utilizar estas botellas de agua para lavar sus dientes.

Evite además comer frutas y vegetales sin lavar, ya que pudieron haber sido manipulados por personas infectadas con giardiasis

Los lugares donde la giardiasis está muy esparcida aparecen a continuación:

  • África subsahariana: todos los países al sur del desierto del Sahara, como Sudáfrica, Gambia y Kenia
  • Asia meridional y sudoriental, en particular India y Nepal
  • Centroamérica
  • América del sur
  • Rusia
  • Turquía
  • Rumania
  • Bulgaria
  • Los países de la ex Yugoslavia (Croacia, Serbia y Montenegro, Eslovenia, Macedonia y Bosnia y Herzegovina)

Prevención de la propagación de la infección

Si se le diagnostica giardiasis (o si ha tenido un episodio de diarrea que aún no haya sido diagnosticado) es importante tener precaución para que otros miembros de la familia no se contagien. Usted debe:

  • lavarse las manos con regularidad
  • evitar tocar o cocinar comida que otros miembros de su hogar podrían comer
  • evitar compartir utensilios o toallas

Se recomienda que no asista al trabajo o a la universidad y evite las piscinas hasta que haya estado completamente libre de síntomas durante 48 horas. Del mismo modo, su hijo no debe asistir a la escuela o la guardería hasta que haya estado completamente libre de síntomas durante 48 horas.

Relaciones sexuales

En caso de que usted tenga sexo anal con frecuencia, asegúrese de lavarse las manos después de manipular un condón usado durante el sexo anal y después de haber tocado el ano (el recto). 

La práctica sexual conocida como “rimming” que consiste en besar o lamer el ano de la pareja también significa un riesgo mayor de contraer la infección. Debido al incremento del riesgo de adquirir guardiasis y otras infecciones, esta práctica no es recomendada. 

La historia de Stuart

Stuart Cole contrajo la giardiasis durante unas vacaciones en América del Sur.

“Acababa de pasar cuatro meses viajando por Brasil, Bolivia, Peru, Columbia y Venezuela. Al parecer, tomando en cuenta el momento en que aparecieron los síntomas, probablemente lo adquirí nadando en ríos de Colombia, donde estuve caminando hacia la Ciudad Pérdida o por beber agua contaminada. 

Dos semanas después de regresar a casa, mi estómago comenzó a hincharse y tenía diarrea. Visité a un médico, quien pensó que podría ser un síndrome del intestino irritable y me dijo que dejara de comer trigo. Lo hice, pero seis semanas después no había mejorado, así que volví al médico. Cuando mencioné que podría haber cogido algo mientras viajaba, me derivaron al Hospital de Enfermedades Tropicales donde me practicaron analíticas y tomaron muestras de orina y heces. Me dijeron que tenía giardiasis, por lo que me recetaron algunos antibióticos. El primer tratamiento no funcionó, así que me dieron un segundo tratamiento, que parecía solucionar las cosas.

"La giardiasis me ha dejado una cicatriz en el intestino y tengo que vigilar lo que como. Si como mucho trigo, como pan o pasta, el estómago se me hincha bastante rápido

“Le aconsejo a otros viajeros que observen lo que comen y beben durante un viaje.  Fui bastante cuidadoso hasta el momento en que decidimos ir a la Ciudad Perdida que está en las montañas, a cuatro días de camino lejos de la civilización. En esa caminata me fiaba de las guías para garantizar que el agua era segura. Cocinábamos al aire y no fui tan cuidadoso con lo que comía ni bebía. Mi otro consejo es asegurarse de decirles a su médico que estuvieron de viaje. Al principio no lo hice y eso retrasó el diagnóstico.”

NHS Logo
Volver arriba