Intoxicación alimentaria

Introducción

La intoxicación alimentaria es una enfermedad provocada por comer alimentos contaminados. La mayoría de las personas se mejoran sin la necesidad de tratamiento.

En la mayoría de los casos, a los alimentos que provocan intoxicación alimentaria los han contaminado bacterias, como la salmonela o escherichia coli (E. coli), o un virus, como el norovirus.

Los síntomas de la intoxicación alimentaria generalmente comienzan 1–3 días después de ingerir alimentos contaminados. Estos incluyen:

  • sensación de malestar
  • vómitos
  • diarrea
  • calambres en el estómago

Algunas toxinas pueden provocar intoxicación alimentaria en un periodo tiempo mucho más corto. En estos casos, el vómito es el síntoma principal.

Algunos alimentos que son particularmente susceptibles a la contaminación si no se manipulan, almacenan o cocinan adecuadamente son:

  • carne cruda y carne de ave de corral
  • huevos crudos
  • mariscos crudos
  • leche sin pasteurizar
  • alimentos «preparados», como carnes cocidas en lonchas, paté, quesos blandos y sándwiches preenvasados

¿Cómo se contaminan los alimentos?

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier etapa durante la producción, el procesamiento o el cocinado. Por ejemplo, la intoxicación alimentaria la puede provocar:

  • no cocinar bien los alimentos (especialmente las aves de corral, el cerdo, las hamburguesas, las salchichas y las brochetas)
  • no almacenar los alimentos que deben enfriarse a menos de 5°C correctamente
  • dejar los alimentos cocinados a temperaturas cálidas durante un largo periodo de tiempo
  • alguien enfermo o con las manos sucias que haya manipulado la comida
  • comer alimentos que estén caducados
  • contaminación cruzada (la propagación de bacterias, como la E. coli, de alimentos contaminados)

Aquí puede obtener más información acerca de las causas de la intoxicación alimentaria.

Tratamiento para la intoxicación alimentaria

La mayoría de las personas víctimas de una intoxicación alimentaria mejoran sin la necesidad de tratamiento.

Para ayudar a aliviar los síntomas, se recomienda reposo y beber muchos líquidos. Es recomendable evitar comer hasta sentirse mejor. Cuando comience a comer de nuevo, procure elegir alimentos que sean fáciles de digerir, como las tostadas.

Es importante no deshidratarse ya que los síntomas empeorarán y la recuperación se alargará.

Procure beber la mayor cantidad de agua posible, incluso si solo es un sorbo, especialmente cuando tenga diarrea.

Las sales de rehidratación oral (SRO) se recomiendan para aquellas personas vulnerables a los efectos de la deshidratación, como las personas mayores y aquellas personas que padecen otras afecciones (ver más abajo).

Las SRO ayudan a reemplazar la sal, la glucosa y otros minerales importantes que se pierden por culpa de la deshidratación. Están disponibles en farmacias en formato sobre y se disuelven en agua.

Aquí puede obtener más información acerca del tratamiento de la intoxicación alimentaria.

Cuándo consultar a un médico

Normalmente no suele hacer falta consultar a un médico en caso de intoxicación alimentaria. Solo sería necesario si:

  • sus síntomas son graves y no mejoran después de unos días
  • tiene fiebre de 38°C (100,4 °F) o más
  • presenta síntomas de deshidratación grave, como ojos hundidos y orina oscura con mal olor
  • ha surgido un brote de casos similares de intoxicación alimentaria relacionados con una posible fuente de contaminación
  • tiene un bebé con intoxicación alimentaria

A veces, la intoxicación alimentaria puede tener efectos más graves en la salud de una persona, especialmente si son vulnerables a las infecciones. Por ejemplo, si tiene más de 65 años de edad, o si padece alguna enfermedad que debilite el sistema inmunológico, como el VIH o el cáncer, aumenta el riesgo de desarrollar síntomas más graves. Los bebés también son un grupo de riesgo.

Los síntomas de un caso más grave de intoxicación alimentaria que pueda requerir atención médica incluyen:

  • vómitos que duran más de dos días
  • no poder retener ningún líquido durante más de un día
  • diarrea que dura más de tres días o sanguinolenta
  • fiebre

Aquí puede obtener más información acerca de cuándo consultar a un médico por intoxicación alimentaria.

Síntomas

Try checking your symptoms with our AI-powered symptom checker.

Los síntomas de la intoxicación alimentaria generalmente comienzan 1–3 días después de ingerir alimentos contaminados.

Sin embargo, dependiendo del tipo de intoxicación alimentaria, los síntomas pueden desarrollarse entre una hora y varias semanas después de comer alimentos contaminados.

Los síntomas más comunes son:

Entre otros síntomas que presenta una intoxicación alimentaria podemos incluir:

  • calambres en el estómago
  • dolor abdominal
  • pérdida de apetito
  • fiebre de 38°C (100,4 °F) o más
  • dolor muscular
  • escalofríos

En el caso de que los alimentos hayan sido contaminados por bacterias o productos químicos, los vómitos son el síntoma principal. En estos casos, los vómitos pueden suceder de 15 minutos a seis horas después de ingerir el alimento.

La mayoría de las personas se recuperan por completo tras 12 o 48 horas después de sufrir una intoxicación alimentaria.

Cuándo consultar a un médico

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria no requieren de tratamiento médico. Sin embargo, deberá consultar a un médico si presenta alguno de los siguientes signos o síntomas:

  • vómitos que duran más de dos días
  • no poder retener ningún líquido durante más de un día
  • diarrea que dura más de tres días
  • sangre en el vómito
  • sangre en las heces
  • convulsiones
  • confusión o cambios de carácter mental
  • visión doble
  • confusión al hablar
  • signos de deshidratación grave, como boca seca, ojos hundidos e incapacidad para orinar, u orinar pequeñas cantidades pero de color oscuro y olor fuerte

Embarazo

Consulte a su médico de inmediato si sufre una intoxicación alimentaria durante el embarazo. Se deberán tomar medidas adicionales.

Causas

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier etapa durante la producción, el procesamiento o el cocinado.

Por ejemplo, puede sufrir una intoxicación alimentaria al:

  • no cocinar bien los alimentos (especialmente las aves de corral, el cerdo, las hamburguesas, las salchichas y las brochetas)
  • no almacenar los alimentos que deben enfriarse a menos de 5°C correctamente
  • mantener alimentos cocinados sin refrigerar durante más de una hora
  • comer alimentos que alguien que está enfermo con diarrea y vómitos ha tocado
  • contaminación cruzada (la propagación de bacterias, como la E. coli, de alimentos contaminados)

Contaminación cruzada

La contaminación cruzada es una de las causas de la intoxicación alimentaria que a menudo se pasa por alto. Sucede cuando las bacterias dañinas se propagan entre los alimentos, las superficies y el equipamiento de la cocina.

Por ejemplo, si manipula pollo crudo en una tabla de cortar, no la lava después de dicha manipulación y, acto seguido, prepara alimentos que se comen crudos (como una ensalada), se pueden propagar bacterias dañinas de la tabla a la comida.

La contaminación cruzada también puede ocurrir si se almacena carne cruda encima de las comidas listas para comer. Si los jugos de la carne caen en la comida que está abajo, pueden contaminarla.

Fuentes de contaminación

La contaminación de los alimentos generalmente la provocan bacterias, pero a veces también la pueden provocar virus o parásitos. A continuación se describen algunas de las fuentes más comunes de contaminación.

Campylobacter

La bacteria Campylobacter es muy común en los casos de intoxicación alimentaria.

Las bacterias Campylobacter se encuentran generalmente en la carne cruda o poco cocinada (especialmente en el caso de las aves de corral), la leche no pasteurizada y el agua no tratada. El hígado de pollo poco cocinado y el paté de hígado también son fuentes comunes.

Salmonella

Las bacterias de la salmonella se encuentran a menudo en las carnes crudas y en la carne de ave. También pueden pasar a productos lácteos como los huevos y la leche sin pasteurizar.

Listeria

Las bacterias de la Listeria se pueden encontrar en una amplia variedad de alimentos refrigerados y listos para comer, que incluyen:

  • sándwiches pre-envasados
  • paté
  • mantequilla
  • quesos blandos, como el brie, el camembert u otros con cáscara
  • queso azul blando
  • carnes cortadas cocinadas
  • salmón ahumado

Con todos estos alimentos, es importante que se consuman teniendo en cuenta siempre sus fechas de caducidad.

Aquí encontrará más información acerca de la listeriosis.

Escherichia coli (E. coli)

La escherichia coli, a menudo conocida como E. coli, es una bacteria que se encuentra en el sistema digestivo de muchos animales, incluidos los seres humanos. La mayoría de las cepas son inofensivas, pero algunas de ellas pueden provocar enfermedades graves.

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria por E. coli se producen después de comer carne de ternera o vaca poco cocinada (especialmente carne picada, hamburguesas y albóndigas) o tras beber leche sin pasteurizar.

Virus

El virus más común dentro de las enfermedades gastrointestinales es el norovirus. Se transmite fácilmente entre las personas y a partir de alimentos o agua contaminados.

Los mariscos crudos, en especial las ostras, pueden ser una fuente de contaminación viral.

Actualmente, las investigaciones no proporcionan indicios mayores del riesgo de caer enfermo en el punto donde se compran y consumen las ostras.

Las personas mayores, las mujeres embarazadas, los niños muy pequeños y las personas que están enfermas deben evitar comer mariscos crudos o poco cocinados para reducir el riesgo de intoxicación alimentaria.

Parásitos

En el mundo desarrollado, la intoxicación alimentaria por parásitos es muy poco común. Es mucho más común en los países en desarrollo.

La toxoplasmosis es la causa más probable de intoxicación alimentaria por parásitos en el Reino Unido. La provoca un parásito que se encuentra en el sistema digestivo de muchos animales, especialmente los gatos.

Los seres humanos pueden contraer la toxoplasmosis al consumir carne o comida contaminada poco cocinada o agua contaminada con las heces de los gatos infectados.

Aquí encontrará más información acerca de la toxoplasmosis.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, la intoxicación alimentaria puede tratarse de manera doméstica sin consultar al médico.

Es muy importante no deshidratarse ya que los síntomas empeorarán y la recuperación será más lenta.

La deshidratación conlleva riesgos porque perderá líquido a través de vómitos y diarrea.

Se deberá beber la mayor cantidad de agua posible, incluso aunque solo pueda tomar un sorbo, especialmente después de pasar la diarrea.

Sales de rehidratación oral (SRO)

Las sales de rehidratación oral (SRO) se recomiendan para aquellas personas vulnerables a los efectos de la deshidratación, como las personas mayores y aquellas personas que padecen otras afecciones.

Las SRO están disponibles en farmacias en formato de sobre. Al disolverlos en agua ayudan a reemplazar la sal, la glucosa y otros minerales importantes que pierde el cuerpo a través de la deshidratación.

Si padece alguna enfermedad renal, es posible que algunos tipos de sales de rehidratación oral no sean adecuados para usted. Consulte a su farmacéutico o médico para obtener más información al respecto.

Más consejos para el cuidado personal

Para hacer frente a los síntomas y acelerar la recuperación, también deberá:

  • descansar
  • comer cuando se sienta capaz de hacerlo (a veces, el intestino necesita tiempo para recuperarse y los alimentos pueden provocar diarrea, incluso si se siente mejor)
  • consumir alimentos que sean fáciles de digerir, como tostadas, galletas, plátanos y arroz hasta notar mejoría
  • evitar el alcohol, los cigarrillos, la cafeína y las comidas picantes y grasas dado que son contraproducentes

Tratamiento adicional

Consulte a su médico o vaya a emergencias en caso de que su deshidratación sea grave, por ejemplo, si tiene los ojos hundidos y no puede orinar.

Su médico podría mandarle al hospital para que le puedan administrar líquidos y nutrientes por vía intravenosa.

Aquí obtendrá más información acerca del tratamiento de la deshidratación.

Se pueden recetar antibióticos si los resultados de las pruebas muestran que la fuente de la intoxicación alimentaria ha sido bacteriana, y sus síntomas son graves o duran más de 3 o 4 días.

Generalmente se utilizan antibióticos en formato pastilla, aunque es posible que le administren inyecciones si sus síntomas son graves o si no puede tragar dichas pastillas.

Prevención

La mejor manera de evitar la intoxicación alimentaria es asegurarse de mantener unos altos estándares de higiene alimentaria al almacenar, manipular y preparar los alimentos.

Una forma útil de prevenir la intoxicación alimentaria es recordar cuatro pilares básicos:

  • limpieza
  • cocinado
  • enfriado
  • contaminación cruzada (evitarla a toda costa)

Se describen con más detalle a continuación.

Limpieza

Puede evitar la propagación de bacterias y virus dañinos manteniendo buenos estándares de higiene personal y también limpiando las superficies de trabajo y los utensilios.

Lávese las manos regularmente con jabón y agua tibia, en especial:

  • tras ir al baño
  • tras manipular comida cruda
  • antes de preparar comida
  • después de haber tocado una papelera
  • después de haber tocado a un animal o mascota

Nunca deberá manipular comida si:

  • si está afectado por algún problema estomacal, como diarrea o vómitos
  • presenta llagas y cortes (a no ser que estén cubiertos con un vendaje impermeable)

Cocinado

Es importante cocinar bien los alimentos (especialmente las aves de corral, el cerdo, las hamburguesas, las salchichas y las brochetas). Esto matará cualquier bacteria dañina que pueda estar presente en los alimentos, como la listeria y la salmonela.

Asegúrese de que la comida esté bien cocinada y que en el medio haya calor. Para comprobar que la carne esté cocinada clave un cuchillo en la parte más gruesa o profunda. Estará completamente cocinada si los jugos son transparentes y no hay carne rosada o roja. Algunas carnes, como los filetes y articulaciones de carne de res o de cordero, pueden servirse al punto (no cocinadas en la parte central), siempre y cuando el exterior se haya cocinado adecuadamente.

Al recalentar la comida, asegúrese de que se haya calentado completamente. No recaliente la comida más de una vez.

Enfriado

Ciertos alimentos deben mantenerse a la temperatura correcta para evitar que las bacterias dañinas crezcan y se multipliquen. Revise siempre las instrucciones de almacenamiento en la etiqueta.

Si es necesario refrigerar los alimentos, configure su frigorífico a 0–5°C (32–41°F).

Si los alimentos que deben enfriarse se dejan a temperatura ambiente, las bacterias pueden crecer y multiplicarse a niveles peligrosos.

Las sobras cocinadas se deben enfriar rápidamente, de manera ideal en 1 a 2 horas, y almacenarlas en su frigorífico o congelador. Dividir los alimentos en cantidades más pequeñas y colocarlos en recipientes poco profundos acelerará el proceso de enfriamiento.

Contaminación cruzada

La contaminación cruzada ocurre cuando las bacterias se transfieren de los alimentos (generalmente alimentos crudos) a otros alimentos. La contaminación puede ser:

  • directa: cuando un alimento toca o gotea sobre otro alimento
  • indirecta: cuando las bacterias en sus manos, superficies de trabajo, equipos o utensilios se propagan a otros alimentos

Para evitar la contaminación cruzada:

  • lávese las manos siempre después de manipular alimentos crudos
  • almacene los alimentos crudos y los que están listos para comer por separado
  • guarde la carne cruda en recipientes herméticos en la parte inferior de su frigorífico para que no pueda gotear sobre otros alimentos
  • use una tabla de cortar diferente para alimentos crudos y alimentos listos para comer, o lávelos bien entre la preparación de los diferentes tipos de alimentos
  • limpie bien los cuchillos y otros utensilios después de usarlos con alimentos crudos
  • no lave la carne o el pollo crudos: cualquier bacteria dañina se eliminará mediante un cocinado completo, y el lavado puede salpicar bacterias dañinas en la cocina
NHS Logo
Volver arriba