Infección de pecho

Infección de pecho

Una infección de pecho es una infección de los pulmones o de las vías respiratorias mayores. Algunas infecciones de pecho son leves y desaparecen por sí solas, pero otras pueden ser graves y potencialmente mortales.

Compruebe si tiene una infección de pecho

A menudo, a las infecciones de pecho las siguen resfriados o gripe.

Los síntomas principales son:

  • tos de pecho, a menudo con mucosidad verde o amarilla
  • sibilancias y falta de aliento
  • dolor o malestar en el pecho
  • temperatura alta (fiebre) de 38 °C o superior
  • dolor de cabeza
  • dolores musculares
  • cansancio

Estos síntomas pueden resultar desagradables, pero generalmente mejoran por sí solos en aproximadamente 7-10 días.

La tos y la mucosidad pueden durar hasta 3 semanas.

Qué puede hacer usted

Si tiene una infección de pecho asegúrese de:

  • descansar mucho
  • beba mucha agua para soltar la mucosidad y facilitar la tos
  • utilice un humidificador de aire o inhale vapor de un recipiente con agua caliente (solo en el caso de adultos); puede añadir mentol o aceite de eucalipto
  • eleve la cabeza mientras duerme usando almohadas adicionales para facilitar la respiración y limpiar el moco de su pecho
  • tome analgésicos para bajar la fiebre y aliviar dolores de cabeza y dolores musculares
  • tome una bebida caliente con limón y miel para aliviar el dolor de garganta

Si tiene una infección de pecho asegúrese de:

  • no permita que los niños respiren vapor de un recipiente con agua caliente ya que existe riesgo de escaldadura
  • no administre aspirina a niños menores de 16 años
  • no tome medicamentos para la tos, hay poca evidencia que demuestre que ayuden
  • no fume, puede empeorar sus síntomas

Un farmacéutico le puede ayudar con una infección en el pecho

Su farmacéutico puede sugerirle tratamientos descongestionantes para ayudar a soltar la mucosidad en los pulmones para que le sea más fácil toser.

Expectorar la mucosidad ayuda a eliminar la infección de los pulmones.

Consulte a un médico si tiene una infección en el pecho y:

  • se encuentra muy mal o sus síntomas empeoran
  • tose sangre o mucosidad manchada de sangre
  • ha tenido tos durante más de 3 semanas
  • está embarazada
  • tiene más de 65 años
  • su sistema inmunitario es débil; por ejemplo, padece una afección como la diabetes o está recibiendo un tratamiento de quimioterapia
  • padece una enfermedad a largo plazo, como una afección cardíaca, pulmonar o renal

Puede tener neumonía si sus síntomas son graves.

Tratamiento médico

El tratamiento dependerá de lo que provoque su infección en el pecho:

  • viral (como la bronquitis viral), que generalmente desaparece por sí solo después de algunas semanas y los antibióticos no ayudan a ello
  • bacteriana (como la neumonía): un médico puede recetar antibióticos (asegúrese de completar todo el proceso recomendado por su médico, incluso si comienza a sentirse mejor)

Los antibióticos solo se usan para tratar infecciones de pecho bacterianas. No se utilizan para tratar infecciones virales de pecho, como la gripe o la bronquitis viral, ya que no funcionan para este tipo de infección.

Es posible que deba analizarse una muestra de su mucosidad para ver qué está provocando su infección en el pecho.

Cómo evitar contagiar las infecciones del pecho a otras personas:

Cómo evitar contagiar las infecciones del pecho a otras personas:

  • cúbrase la boca cuando tosa o estornude
  • lávese las manos de manera regular
  • desechar inmediatamente los pañuelos usados

Cómo evitar contraer una infección de pecho

Si continúa padeciendo infecciones en el pecho o tiene riesgo alto de contraer una (por ejemplo, porque tiene más de 65 años o padece una afección de salud grave a largo plazo), debe:

NHS Logo
Volver arriba