Forúnculos

Un forúnculo es un bulto rojo y doloroso en la piel que se desarrolla en el lugar de un folículo piloso infectado. También se les llama furúnculos.

Información escrita y revisada por Doctores Certificados.

Contenido

  • Introducción
  • Síntomas
  • Causas
  • Diagnóstico
  • Tratamiento
  • Prevención
  • Complicaciones

Introducción

Un forúnculo es un bulto rojo y doloroso en la piel que se desarrolla en el lugar de un folículo piloso infectado. También se les llama furúnculos.

Un folículo piloso es una pequeña cavidad en la piel a partir de la cual crece un cabello. Los forúnculos surgen más comúnmente en zonas de la piel donde existe una combinación de cabello, sudor y fricción, como el cuello, la cara o los muslos.

Con el tiempo, se forma pus dentro del forúnculo. Esto quiere decir que crece más y se vuelve más doloroso. En la mayoría de los casos un forúnculo suele acabar reventando y el pus drenándose. Suele suceder en un periodo de tiempo que varía de dos días a tres semanas.

Un carbúnculo son varios forúnculos que se han desarrollado en un grupo de folículos pilosos debajo de la piel. Si tiene un carbúnculo, puede padecer otros síntomas, como fiebre, y puede sentirse débil y agotado.

Aquí encontrará más información sobre los síntomas de forúnculos y carbúnculos.

Cuándo consultar a un médico

La mayoría de los forúnculos revientan y se curan por sí solos sin necesidad de tratamiento médico. Sin embargo, debe consultar a su médico si tiene un forúnculo:

  • en su rostro, nariz o columna vertebral
  • que se hace más grande y se siente suave y esponjoso al tacto (ya que puede no explotar y no sanar por sí solo)
  • que no se cura en un plazo de dos semanas

También debe consultar a su médico si le aparece un carbúnculo o si presenta síntomas adicionales, como fiebre alta.

Su médico debería poder identificar un forúnculo o carbúnculo tan solo examinándolo.

Causas de forúnculos y carbúnculos

Los forúnculos y los carbúnculos a menudo los provoca un tipo de bacteria conocida como Staphylococcus aureus (estafilococo). Los estafilococos generalmente viven sin causar daños en la superficie de la piel o en el revestimiento de la nariz.

Sin embargo, si entran en la piel pueden provocar infecciones cutáneas, como forúnculos. En la mayoría de los casos, los estafilococos entran en la piel a través de cortes y rozaduras.

Aquí encontrará más información sobre las causas de forúnculos y carbúnculos.

¿A quién le afecta?

Los forúnculos son relativamente comunes en adolescentes y adultos jóvenes, especialmente en hombres. Hombres jóvenes que viven en condiciones de hacinamiento y posiblemente antihigiénicas son un grupo de riesgo.

Los carbúnculos son menos comunes y tienden a aparecer principalmente en hombres de mediana edad o mayores con mala salud debido a una afección preexistente, como la diabetes.

Tratamiento de forúnculos y carbúnculos

La mayoría de los forúnculos se pueden tratar de manera doméstica sin problemas. Una de las mejores formas de acelerar la curación es aplicar una toallita tibia tres o cuatro veces al día.

En caso de que no se cure, es posible que su médico decida drenarla.

Nunca intente apretar o perforar un forúnculo o carbúnculo porque podría provocar la propagación de la infección y derivar en complicaciones.

Si le sale un carbúnculo o existe un alto riesgo de que su forúnculo se complique, es posible que le receten un tratamiento de antibióticos de una semana de duración.

En ocasiones tanto los forúnculos como los carbúnculos pueden volver a aparecer. En este caso, es posible que necesite más pruebas para descubrir la razón por la que vuelven a aparecer. Es posible que le receten una solución antiséptica para eliminar las bacterias de la piel.

Aquí encontrará más información sobre el diagnóstico de forúnculos y carbúnculos y el tratamiento de forúnculos y carbúnculos.

Complicaciones

Aunque la mayoría de los forúnculos mejoran sin provocar más problemas, algunas personas pueden llegar a desarrollar una infección secundaria.

Esto puede variar desde una infección relativamente menor (aunque a menudo muy dolorosa) de la capa más profunda de la piel, como la celulitis, hasta infecciones más raras y más graves, como envenenamiento de la sangre (sepsis).

Los forúnculos y carbúnculos más grandes pueden provocar cicatrices.

Si los forúnculos y carbúnculos no se tratan de manera adecuada es mayor el riesgo de complicaciones.

Aquí encontrará más información sobre las posibles complicaciones de forúnculos y carbúnculos.

Síntomas

Los forúnculos y carbúnculos empiezan como unos bultos rojos inflamados y dolorosos en la piel, antes de aumentar de tamaño al cabo de unos días.

Forúnculos

Los forúnculos pueden desarrollarse en cualquier parte de la piel, pero es más probable que ocurran en lugares donde exista una combinación de cabello, fricción y sudor, como por ejemplo:

  • cuello
  • rostro
  • muslos
  • axilas
  • nalgas

Con el tiempo, los forúnculos crecen debido a la acumulación de pus de color blanco amarillento. El tamaño de los forúnculos puede variar enormemente. Algunos forúnculos pueden crecer hasta el tamaño de una pelota de golf, pero la mayoría son aproximadamente del tamaño de un guisante.

Es muy importante resistir la tentación de apretar el forúnculo porque podría provocar complicaciones más graves.

La mayoría de los forúnculos acabarán reventando, lo que permitirá que el pus se vacíe y dejará que la piel se cure. Suele suceder en un periodo de tiempo que varía de dos días a tres semanas. La mayoría de los forúnculos no dejan cicatriz a menos que sean especialmente grandes.

Carbúnculo

Un carbúnculo es una agrupación de forúnculos en forma de cúpula que generalmente se desarrolla en el espacio de unos pocos días. Ocurren con mayor frecuencia en la parte posterior del cuello, la espalda o los muslos.

Un carbúnculo completamente desarrollado puede variar en tamaño desde unos 3 cm (1,1 pulgadas) hasta más de 10 cm (4 pulgadas), y supurará desde varios puntos. Es posible que también presente los siguientes síntomas:

  • fiebre alta de 38 ºC (100,4 ºF) o más
  • malestar general
  • debilidad y cansancio

Cuándo consultar a un médico

Póngase en contacto con su médico si tiene:

  • un forúnculo de tamaño medio a grande que se siente suave y esponjoso al tacto
  • un carbúnculo
  • un forúnculo en su cara o columna vertebral, lo cual a veces puede provocar complicaciones graves
  • algún síntoma adicional, como puede ser fiebre alta o malestar general
  • una infección secundaria, como celulitis (una infección de la capa más profunda de la piel)
  • un forúnculo y una enfermedad que debilita el sistema inmunológico, como la diabetes tipo 2 o el VIH o el SIDA
  • un forúnculo y está recibiendo un tratamiento médico que debilita el sistema inmunológico, como la quimioterapia
  • un forúnculo que no muestra signos de curación tras dos semanas

Causas

La mayoría de los furúnculos y los carbúnculos aparecen cuando los folículos pilosos de su piel se infectan con bacterias.

Un folículo piloso es una pequeña cavidad en la piel a partir de la cual crece un cabello.

Forúnculos

Los forúnculos generalmente los provoca la bacteria Staphylococcus aureus (también conocida como estafilococo) que infecta uno o más folículos pilosos.

Normalmente, los estafilococos viven sin causar daños en la piel y dentro de la nariz y la garganta. Se estima que alrededor del 20% de las personas sanas son portadoras, a largo plazo, de estafilococos.

Los forúnculos suelen aparecer cuando las bacterias se introducen en la piel mediante un corte o rasguño. Esto provoca que su sistema inmunitario responda enviando glóbulos blancos a la fuente de la infección para matar las bacterias.

Con el tiempo, una mezcla de bacterias muertas, glóbulos blancos muertos y células muertas de la piel se acumula dentro del forúnculo formando pus.

Aumento del riesgo

Algunas condiciones que hacen que seamos más propensos a que aparezcan forúnculos incluyen:

  • ser hombre (particularmente adolescentes); esto puede deberse a que los cambios hormonales durante la pubertad pueden hacer que la piel sea más grasa, lo que puede estimular el crecimiento de bacterias
  • tener contacto con alguien que le haya salido un forúnculo
  • practicar deportes que impliquen una combinación de sudor, contacto personal cercano y fricción frecuente de la piel, como el rugby y la lucha libre
  • vivir en condiciones de hacinamiento y con baja higiene personal, o ambos
  • padecer una afección cutánea preexistente, como el eccema atópico o la sarna
  • obesidad; tener sobrepeso elevado con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más

Sin embargo, también puede ocurrir que personas sanas con buenos niveles de higiene desarrollen forúnculos en algún momento.

Carbúnculo

Como los forúnculos, los carbúnculos normalmente los provoca la bacteria Staphylococcus aureus. Un carbúnculo se desarrolla cuando la infección se propaga a un nivel más profundo de la piel creándose así un grupo de forúnculos.

Las personas con problemas de salud o aquellas con un sistema inmunitario débil (la defensa natural del cuerpo contra las infecciones y las enfermedades) son las que corren mayor riesgo de desarrollar un carbúnculo. Esto incluye a personas:

  • con diabetes: los niveles altos de azúcar en la sangre dificultan la protección del sistema inmunitario contra las infecciones cutáneas
  • con afecciones de salud que se sabe que debilitan el sistema inmunológico, como el VIH
  • que se encuentran en un ciclo prolongado de tratamiento con pastillas o inyecciones de esteroides (corticosteroides): el uso prolongado de esteroides lo hace más vulnerable a las infecciones
  • que estén recibiendo tratamiento que debilita el sistema inmunológico, como la quimioterapia
  • que estén malnutridos (no obtienen los nutrientes necesarios de los alimentos para mantener una buena salud)
  • con enfermedades cutáneas que afecten gran parte de su cuerpo
  • con problemas cardíacos
  • con un grave problema de drogas, especialmente aquellas personas que se inyectan droga

Diagnóstico

Por lo general, su médico podrá diagnosticar un forúnculo o un carbúnculo al examinarlo.

Normalmente, sólo se requieren más pruebas si tiene:

  • un forúnculo o carbúnculo que no responde al tratamiento; puede ser causado por una infección distinta a los estafilococos
  • forúnculos múltiples o carbúnculos
  • un sistema inmunitario debilitado como consecuencia de una afección como la diabetes o si está recibiendo un tratamiento como la quimioterapia

Si se dan dichas circunstancias, su médico probablemente usará un bastoncillo de algodón para tomar una muestra de tejido del forúnculo para poder examinarlo con un microscopio.

También se le puede recomendar un análisis de sangre para comprobar si padece una afección médica subyacente no diagnosticada, como la diabetes, lo cual podría aumentar el riesgo de desarrollar forúnculos y carbúnculos.

Tratamiento

La mayoría de los forúnculos mejoran sin la necesidad de tratamiento médico y pueden tratarse con éxito de manera doméstica.

Cuidado personal

Una de las mejores formas de acelerar la curación es aplicar una toallita tibia tres o cuatro veces al día durante 10 minutos. El calor aumenta la cantidad de sangre que circula alrededor del forúnculo, lo que se traduce en el envío de más glóbulos blancos que combaten las infecciones en el forúnculo.

Cuando el forúnculo reviente, cúbralo con una gasa o un apósito estéril para evitar la propagación de la infección. Tras esto, lávese bien las manos con agua caliente y jabón. Esto ayudará a prevenir la propagación de bacterias a otras partes del cuerpo u otras personas.

Los analgésicos de venta libre, como el paracetamol o ibuprofeno, pueden ayudar a aliviar cualquier dolor provocado por el forúnculo.

Vaciado de forúnculos

Consulte a su médico si tiene un forúnculo de mayor tamaño que se siente suave y esponjoso al tacto (el nombre médico para esto es un forúnculo fluctuante).

Una vez que el forúnculo se vuelve suave y esponjoso, es poco probable que reviente por sí solo y probablemente no responda bien al tratamiento con antibióticos.

Es posible que su médico pueda extraer el pus mediante una técnica llamada incisión y drenaje. En algunos casos, su médico le remitirá a un hospital para dicho tratamiento.

La incisión y el drenaje implican perforar la punta del forúnculo con una aguja o bisturí estéril. Esto hace que el pus salga fuera del forúnculo, lo que debería ayudar a aliviar el dolor y ayudar al proceso de recuperación.

Antes de someterse al procedimiento, es probable que se le administre anestesia local para dormir el área afectada.

Nunca intente apretar o perforar un forúnculo porque esto puede hacer que la infección se propague.

Antibióticos

Normalmente se suelen recomendar antibióticos:

  • para todos los casos de carbúnculos
  • si tiene fiebre alta
  • si, como consecuencia de ello, desarrolla una infección secundaria, como celulitis (una infección de la capa más profunda de la piel)
  • si le aparece un forúnculo en el rostro; los forúnculos faciales tienen un mayor riesgo de causar complicaciones
  • si tiene dolores intensos y malestar

Generalmente se recomienda un ciclo de siete días de un antibiótico a base de penicilina llamado flucloxacilina. Si no puede tomar penicilina, se pueden usar antibióticos alternativos, como eritromicina y claritromicina.

Es importante finalizar el tratamiento con antibióticos, incluso si el forúnculo desaparece, ya que no hacerlo podría provocar que vuelva la infección.

Tratamiento de forúnculos y carbúnculos recurrentes

A menudo, los forúnculos y los carbúnculos que vuelven a aparecer requieren tratamiento adicional.

La mayoría de las personas con forúnculos recurrentes los desarrollan porque son portadores de la bacteria Staphylococcus aureus (estafilococo), un detonante común de forúnculos y carbúnculos. En este caso es necesario un tratamiento para matar esas bacterias.

El tratamiento dependerá del lugar del cuerpo en el que se encuentren los estafilococos. Las bacterias en la piel se pueden tratar con jabón antiséptico.

Los estafilococos también suelen encontrarse en la nariz, en cuyo caso se le puede prescribir una crema nasal antiséptica para aplicar varias veces al día durante un periodo de cinco a 10 días.

También le brindarán consejos acerca de cómo prevenir los forúnculos y de cómo lavar y limpiar regularmente los cortes y rozaduras. Consulte prevención de forúnculos y carbúnculos para obtener más información.

Prevención

No siempre es posible evitar esta afección, pero una sencilla rutina puede reducir su riesgo de desarrollar la enfermedad.

Esto incluye:

  • lavarse la piel de manera regular con un jabón antibacteriano suave
  • limpiar siempre con mucho cuidado cualquier corte, herida o rasguño, por pequeño que sea
  • mantener cubiertos con un vendaje estéril los cortes, heridas o rasguños, hasta que se curen
  • seguir una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad para mejorar su sistema inmunológico, lo que reducirá las probabilidades de desarrollar infecciones de la piel, como los forúnculos

Evitar la propagación de un forúnculo o carbúnculo

En caso de que le salga un forúnculo o carbúnculo, es de vital importancia evitar la propagación de la infección a otras partes del cuerpo o a otras personas. Esto se consigue:

  • lavándose las manos con un jabón antibacteriano después de tocar un forúnculo o carbúnculo
  • lavando la ropa interior, la ropa de cama y las toallas a temperatura alta
  • utilizando una toalla de rostro, manos o cuerpo separada
  • manteniendo las heridas cubiertas con una gasa estéril hasta que se curen
  • cambiando de manera regular la gasa que cubre un forúnculo o carbúnculo
  • metiendo en una bolsa de plástico sellada las gasas usadas, y tirándolas a la basura inmediatamente
  • evitando lugares como saunas, gimnasios y vestuarios de natación hasta que se haya curado

Complicaciones

La mayoría de los forúnculos no causan demasiados problemas, aunque este no es siempre el caso.

Cicatrización

En ocasiones puede producirse una cicatrización tras padecer un forúnculo o carbúnculo más grande. Estas cicatrices nunca desaparecen completamente, pero se van desvaneciendo con el tiempo.

Si le preocupan las cicatrices, existen varias opciones de tratamiento, que incluyen:

  • inyecciones de corticosteroides, que pueden ayudar a aplanar una cicatriz con mucho relieve
  • vendajes de presión, que pueden ayudar a aplanar y suavizar una cicatriz
  • cirugía plástica

Sin embargo, es poco probable que su sistema sanitario financie estos tratamientos a menos que se pueda demostrar que sus cicatrices le estén provocando un daño psicológico considerable.

Una alternativa más sencilla es usar maquillaje para ocultar cualquier cicatriz. El maquillaje de camuflaje, especialmente diseñado para cubrir cicatrices, está disponible sin receta en cualquier farmacia.

Aquí obtendrá más información acerca del tratamiento de cicatrices.

Propagación de la infección

En ocasiones, las bacterias que hay en el interior de un forúnculo o carbúnculo pueden propagarse a otras partes del cuerpo y desencadenar una infección secundaria.

La celulitis es la infección secundaria más común asociada con forúnculos y carbúnculos. Es una infección de las capas más profundas de la piel.

Las infecciones secundarias menos comunes asociadas con forúnculos y carbúnculos incluyen:

  • impétigo: una infección dérmica altamente contagiosa que causa llagas y ampollas
  • artritis séptica: una infección de una articulación
  • osteomielitis: una infección que se desarrolla dentro de un hueso
  • endocarditis: una infección de la capa interna del corazón
  • septicemia: una infección de la sangre
  • absceso cerebral: una acumulación de pus que se desarrolla dentro del cerebro

Algunas de estas infecciones secundarias menos comunes deberán tratarse con inyecciones de antibióticos. En el caso de la septicemia y absceso cerebral, puede ser necesario el ingreso en una unidad de cuidados intensivos (UCI).

Trombosis del seno cavernoso

La trombosis del seno cavernoso es una complicación muy rara, pero potencialmente mortal, de un forúnculo. Ocurre cuando una infección provoca un coágulo de sangre en los espacios detrás de la cavidad ocular. El coágulo comienza a aumentar la presión en el cerebro, provocando síntomas como:

  • un dolor de cabeza agudo e intenso
  • hinchazón de los ojos
  • dolor intenso del ojo

Sin un tratamiento rápido con antibióticos, la trombosis del seno cavernoso puede resultar fatal.

Aquí obtendrá más información sobre la trombosis del seno cavernoso.

Contenido suministrado por NHS Choices