Worried about coronavirus? Visit our coronavirus hub to find out all you need to know.
×
Todos los artículos del glosario de Your.MD han sido revisados por doctores cualificados.

Ansiedad en los niños

La ansiedad es un sentimiento de inquietud, como la preocupación o el miedo. Es una reacción normal de los niños ante los cambios o las situaciones estresantes.

Sin embargo, la ansiedad afecta a algunos niños en su comportamiento y pensamientos de forma diaria, interfiriendo en su vida escolar, familiar y social. En estos casos, puede que necesite buscar ayuda profesional para manejar esta situación antes de que el problema se vuelva serio. 

Entonces, ¿cómo saber que la ansiedad de su hijo ha llegado a este punto? Lea a continuación para averiguarlo:

  • ¿Cuáles son las señales de ansiedad en los niños?
  • ¿Qué tipos de ansiedad pueden tener los niños y adolescentes?
  • ¿Cuándo se debe tratar la ansiedad?
  • ¿Qué tan seria puede ser?
  • ¿Dónde debo buscar ayuda?
  • ¿Cómo se trata el trastorno de ansiedad?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?
  • ¿Por qué la ansiedad afecta a unos niños y a otros no?
  • ¿Qué tan común es el trastorno de ansiedad en los niños?
  • ¿Dónde puedo conseguir más información y apoyo?

¿Cuáles son las señales de ansiedad en los niños?

La ansiedad puede hacer que un niño sienta miedo, pánico o vergüenza. 

Algunas de las señales a las que debe prestar atención en su hijo son:

  • Dificultad para concentrarse
  • Que no duerma, o que se levante a causa de pesadillas
  • Que no coma bien
  • Enfados rápidos o irritabilidad, y falta de control durante estos
  • Preocupación y pensamientos negativos constantes
  • Tensión y nerviosismo, o necesidad de ir al baño con mucha frecuencia
  • Llanto constante
  • Que siempre quiera estar con usted 
  • Quejas por dolores de estómago o malestar

Puede que su hijo no sea lo suficientemente mayor como para reconocer por qué se siente así.

El motivo de la ansiedad (si hay alguno) diferirá dependiendo de la edad del niño. La ansiedad de separación es común en los niños más pequeños, mientras que los niños mayores y los adolescentes se suelen preocupar más de cómo les va en el colegio, sus relaciones o su salud. 

¿Qué tipos de trastornos de ansiedad tienen los niños y los adolescentes?

A continuación se describen algunos tipos comunes de ansiedad en los niños y los adolescentes:

Miedo o fobia a algo específico

Los niños suelen tener miedo a cosas como monstruos, perros o el agua. Esto es una parte perfectamente normal del crecimiento, pero tiene el potencial de convertirse en una fobia (un tipo de trastorno de ansiedad) cuando ese miedo se vuelve abrumador y afecta la vida diaria de su hijo.

[Lea sobre las fobias.]

Sensación de ansiedad la mayoría del tiempo sin motivo aparente

Aunque sea normal que los niños tengan miedos y preocupaciones con frecuencia, algunos niños llegan al punto de tener un trastorno a largo plazo conocido como el “trastorno de ansiedad generalizada” cuando son adolescentes o adultos.

El trastorno de ansiedad generalizada causa que una persona se sienta ansiosa por una gran variedad de situaciones y problemas, en lugar de un evento específico.

Las personas afectadas sienten ansiedad la mayoría de días, y suelen tener problemas para recordar la última vez que se sintieron relajados.

Lea más sobre el [trastorno de ansiedad generalizada].

Ansiedad por separación

La ansiedad por separación significa que el niño se preocupe por no estar con sus padres o la persona que le cuide regularmente.

Es común en los niños pequeños, y normalmente mejora alrededor de los seis meses de edad. Puede que dificulte que su hijo se adapte a la guardería, colegio o cuidador.

La ansiedad de separación en los niños más mayores puede ser señal de que se sienten inseguros sobre algo; puede que estén reaccionando a cambios en el hogar, por ejemplo.

Ansiedad social

La ansiedad social consiste en no querer salir a ningún sitio público, ver amigos o formar partes de actividades.

La “timidez” social es perfectamente normal para algunos niños y adolescentes, pero se convierte en un problema (trastorno de ansiedad social) cuando las actividades diarias como ir a la compra o hablar por teléfono causan un miedo intenso y abrumador. Los niños afectados por este trastorno suelen tener miedo a decir o hacer algo que creen que pueda ser humillante para ellos.

La ansiedad social suele afectar a los niños más mayores, que hayan pasado la pubertad.

Lea más sobre el [trastorno de ansiedad social].

Ansiedad basada en la escuela

Algunos niños sienten ansiedad por ir al colegio, las tareas, las amistades o el bullying, especialmente si se cambian de colegio o suben de nivel.

Puede que no siempre compartan estas preocupaciones con usted, y en lugar de eso se quejen de dolores de estómago o malestar. Una de estas señales es que lloren o parezca que estén muy cansados por las mañanas.

Esto puede ser un problema que necesite ser solucionado si está afectando de manera significativa su vida diaria (lea más abajo).

Trastornos de ansiedad menos comunes

El trastorno de estrés postraumático y el trastorno obsesivo-compulsivo también pueden afectar a los niños, pero suelen verse más en los adultos.

Es poco común que los niños tengan ataques de pánico.

¿Cuándo necesita tratamiento un trastorno de ansiedad?

Lo más probable es que sea adecuado buscar ayuda profesional para la ansiedad de su hijo si:

  • Siente que no está mejorando o que está empeorando, y que sus intentos de manejarlo no han funcionado
  • Cree que está ralentizando su desarrollo o teniendo un impacto significante en su vida académica o sus relaciones
  • Ocurre con mucha frecuencia

¿Qué tan serio puede ser?

La ansiedad a largo plazo puede interferir de forma significante con el desarrollo personal de niño, además de su vida familiar y escolar. 

Los trastornos de ansiedad que comienzan en la infancia suelen persistir durante los años de adolescencia y la adultez temprana. Los adolescentes con trastornos de ansiedad tienen más probabilidades de desarrollar depresión clínica, adicción a las drogas y pensamientos de suicidio.

Por este motivo, debe buscar ayuda en cuanto se dé cuenta de que hay un problema.

¿Dónde debo buscar ayuda?

Ir al médico

Puede hablar con su médico usted solo o llevar a su hijo, o puede que su hijo tenga una cita médica sin usted. El médico escuchará sus preocupaciones y ofrecerá consejos sobre qué puede hacer. 

Puede que refieran a su hijo al centro local de servicios psicológicos, donde hay personas entrenadas para ayudar a personas jóvenes con una gran variedad de problemas. Estos profesionales incluyen psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas. Deberían ofrecerle ayuda a los padres, además de a los hijos. 

Servicios de terapia para los jóvenes

Si su hijo no quiere ir al médico, quizá pueda conseguir ayuda de un servicio local de ayuda para los jóvenes. 

Los servicios psicológicos para los jóvenes están diseñados especialmente para que los jóvenes hablen de qué les preocupa, y reciban consejos.

Ayuda telefónica o por internet

Hay líneas telefónicas y servicios online que pueden ser de ayuda para los niños y adolescentes, que pueden sentir que es más fácil hablar con alguien que no les conoce. Entonces, ¿dónde puede conseguir más información y apoyo?

¿Cómo se trata los trastornos de ansiedad?

El tipo de tratamiento que le ofrezcan dependerá de cuál es la causa de la ansiedad de su hijo.

Psicoterapia

Puede ser de ayuda para su hijo hablar con confianza sobre qué le preocupa con una persona especializada, especialmente si es alguien a quien no conocen.

Estas sesiones le pueden ayudar a identificar qué les está provocando ansiedad y cómo pueden sobrellevar la situación.

Terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una terapia de conversación que puede ayudar a su hijo a manejar sus problemas, al cambiar la forma en la que piensan y se comportan.

Se ha comprobado que esta terapia ayuda con la ansiedad que no es severa, y se ofrece de forma común a los jóvenes con este problema.

Su hijo trabajará con el terapeurta para buscar maneras de cambiar la forma en la que piensan y encontrar estrategias para sobrellevar las situaciones que le hacen sentir ansiedad. Normalmente consiste de entre 9 y 20 sesiones.

No está claro que la TCC sea efectiva para los niños menores de 6 años.

Lea más sobre la [TCC].

Medicación

Si el problema de ansiedad de su hijo no ha mejorado, puede que su médico le proponga que pruebe alguna medicación.

Hay un tipo de antidepresivo, llamado “inhibidor selectivo de recaptación de serotonina”, que puede ayudar a su hijo a sentirse más calmado y ver las cosas de forma diferente.  

Los antidepresivos suelen tomar entre dos y cuatro semanas para hacer su trabajo de forma efectiva, por lo que puede que ni usted ni su hijo noten la diferencia de forma inmediata. 

Es normal que se sienta preocupado por los posibles efectos secundarios. Su hijo debería ser consciente de cualquier efecto secundario posible e informarle a usted o al médico si ocurren.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo?

Si un niño tiene ansiedad, hay muchas cosas que los padres o cuidadores pueden hacer para ayudarle. Para empezar, es importante hablar con su hijo sobre su ansiedad y preocupaciones. Lea nuestros consejos en “cómo ayudar a su hijo con su ansiedad”.

¿Por qué la ansiedad afecta a algunos niños y a otros no?

Genes y personalidad

Algunos niños simplemente nacen siendo más nerviosos y ansiosos y menos capaces de sobrellevar el estrés que otros niños.

La personalidad ansiosa puede ser parcialmente determinada por los genes que hayan heredado de sus padres. Puede que los padres de los niños con ansiedad reconozcan las señales y recuerden sentirse o comportarse de la misma manera cuando eran más jóvenes.

Ambiente estresante

Los niños pueden “contagiarse” del comportamiento ansioso si están rodeados de personas con ansiedad. Si le preocupa que su hijo se vea influenciado por su propio comportamiento, puede que desee buscar consejos para la ansiedad y la preocupación, que le expliquen cómo puede tomar control de su ansiedad.

Algunos niños también pueden desarrollar ansiedad tras una serie de eventos estresantes. Puede que sean capaces de sobrellevar uno de ellos, pero varios a la vez pueden ser demasiado para ellos. Algunos ejemplos son:

  • Mudarse de casa y cambiarse de colegio con frecuencia: puede ser difícil adaptarse si siempre están anticipando cambios
  • Divorcio o separación de sus padres, especialmente cuando hay nuevos padrastros o madrastras y hermanastros (aunque la mayoría de niños se acostumbran y adaptan con el tiempo)
  • Peleas de los padres
  • Muerte de un familiar o amigo cercano
  • Enfermarse gravemente o lesionarse en un accidente 
  • Tener a alguien en la familia que esté enfermo o discapacitado
  • Problemas relacionados con el colegio, como los deberes o exámenes, el bullying o problemas de amistad
  • Estar metido en crimen
  • Sufrir abusos o descuidos

Condiciones médicas

Los niños con ciertas condiciones, como déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y los trastornos del espectro autista pueden sentir ansiedad como parte de los síntomas de su enfermedad, debido a las diferencias de la forma en que sus cerebros funcionan. 

Contenido proporcionado pornhs.uk

Find this article useful?

Importante: Nuestra página web provee información útil, pero no puede sustituir el consejo de un médico. Siempre deberías buscar ayuda de tu médico cuando vayas a tomar decisiones sobre tu salud.

Prueba la aplicación
Image of a phone with the Your.MD app
3.000.000 de descargas
Image with a link to download the app for android devicesImage with a link to download the app for ios devices