4 tipos de dolor abdominal y qué puede hacer

El dolor abdominal es cualquier dolor producido en la región entre el pecho y la ingle. Dependiendo de la causa, el dolor abdominal puede sentirse como un dolor sordo, un dolor agudo o de calambres o una sensación repentina de puñalada. También puede tratarse de un dolor constante o puede ir y venir en oleadas.

Según un estudio realizado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el dolor abdominal es una de las razones más comunes por las que las personas visitan los hospitales en los Estados Unidos. Las estadísticas publicadas por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (pdf) también muestran que entre el 15 y el 25% de la población podría sufrir dolor abdominal (vientre) en cualquier momento.

En algunos casos, el dolor abdominal lo provocan problemas digestivos como el SII o la gastroenteritis, y ocurre junto con otros síntomas como náuseas, vómitos o diarrea. Es por esta razón que algunas personas se refieren a todos los dolores abdominales como "dolor de estómago".

Sin embargo, su abdomen contiene algo más que su estómago. Su hígado, apéndice, páncreas e intestinos se encuentran en la misma región entre el pecho y la pelvis. Cualquier condición que afecte a cualquiera de estos órganos puede causar dolor abdominal.

Esto puede provocar que sea difícil averiguar qué le está provocando el dolor, y que sea fácil para usted asumir que algo grave está pasando. No obstante, trate de no asustarse demasiado, algunas de las afecciones que provocan dolor abdominal requieren de atención médica inmediata, pero los desencadenantes más comunes pueden abordarse desde la comodidad de su hogar.

Una manera muy útil para comenzar a encontrar la causa de su dolor es la manera en que lo describiría a un profesional de la salud. Si puede decidir si describiría el dolor como una sensación de puñalada, calambres o dolor general, puede comenzar a reducir las probables causas.

También puede ser útil pensar en cualquier otro síntoma que esté experimentando, como hinchazón y vómitos, o determinar la ubicación general del dolor que siente. Las diferentes afecciones que pueden provocar dolor abdominal tienden a afectar áreas específicas, y entender dónde se centra su dolor podría ser tremendamente útil.

Los cuatro lugares clave que debe considerar son:

  • Abdomen superior
  • Abdomen inferior
  • Lado derecho del abdomen
  • Lado izquierdo del abdomen

Aquí, puede informarse sobre 11 causas comunes de dolor abdominal, además de recabar información sobre sus síntomas, ubicación y tratamientos.

Cuándo preocuparse

En ocasiones, el dolor abdominal puede ser un signo de una enfermedad grave, especialmente si viene acompañada de estos síntomas:

  • El dolor abdominal apareció de manera muy repentina o es severo
  • Le duele al tocarse el abdomen
  • Vomita sangre o su vómito parece café molido
  • Sus heces son sanguinolentas
  • Sus heces son negras, pegajosas y extremadamente malolientes
  • No puede orinar
  • No puede ir al baño o tirarse flatulencias
  • No puede respirar
  • Tiene dolor en el pecho
  • Es diabético y vomita
  • Alguien se ha desplomado

Si experimenta alguno de estos síntomas, debe buscar atención médica de inmediato.

Causas comunes de dolor abdominal superior

Flatulencias

Todo el mundo produce gas; es un subproducto natural del proceso digestivo. Sin embargo, algunas personas producen más gas que otras.

A veces, este exceso de gas puede atascarse y provocar dolor de estómago. A esto se le llama «flatulencias». Si tiene flatulencias, también podría estar experimentando síntomas como:

  • Estómago o abdomen hinchado
  • Flatulencias o eructos frecuentes
  • Sentirse incómodamente lleno después de comer
  • Ruidos o gorgoteos en su estómago
  • Calambres en el estómago
  • Náuseas

Las flatulencias afectas a muchas personas. Para algunas personas, suceden de manera ocasional si han comido en exceso, pero para otras es algo cotidiano que puede afectar su calidad de vida.

Para tratar de reducir el exceso de gas, reduzca el consumo de alimentos como:

  • Alubias
  • Cebollas
  • Brócoli
  • Repollo
  • Coles
  • Coliflor

También puede ser útil comer más lentamente y evitar hablar mientras come. Esto le ayudará a tragar menos aire mientras come. Reducir la ingesta de bebidas gaseosas y evitar el chicle también puede ayudar a prevenir el exceso de gas.

En algunos casos, las flatulencias pueden ser un indicio de una afección más grave, como la enfermedad celíaca, que se da cuando su cuerpo no puede absorber el gluten. También puede ser un signo de intolerancia alimentaria o del síndrome del intestino irritable.

Más información

Puede obtener más información acerca de las flatulencias en nuestro glosario de salud.

Cuándo preocuparse

Si padece de flatulencias de manera constante, debe consultar a un médico para descartar cualquier afección grave.

Reflujo esofágico

El reflujo esofágico es una afección común que puede provocar una sensación de ardor dolorosa en la parte posterior de la garganta. También puede provocar acidez estomacal, que es una sensación de ardor en el centro del pecho.

Otros síntomas menos comunes de reflujo esofágico son:

  • Tos recurrente o hipo
  • Voz ronca
  • Mal aliento
  • Hinchazón
  • Malestar

El reflujo esofágico ocurre cuando el ácido de su estómago fluye hacia el esófago, lo que resulta en un dolor ardiente. Puede afectar a personas de todas las edades, y los factores de estilo de vida como comer comidas abundantes a menudo son los principales culpables. No obstante, algunas de sus causas son todavía desconocidas.

Dicho esto, es más probable que experimente reflujo esofágico si:

  • Tiene sobrepeso
  • Fuma
  • Está embarazada
  • Sufre de estrés o ansiedad
  • Está tomando ciertos medicamentos por ej. ibuprofeno
  • Tiene una hernia de hiato

La dieta también puede desempeñar un papel principal en el reflujo esofágico, y se ha demostrado que los siguientes alimentos aumentan la probabilidad de padecer reflujo esofágico:

  • Cafeína
  • Alcohol
  • Comida picante
  • Chocolate
  • Bebidas carbonatadas
  • Zumos acídicos

Para controlar el reflujo esofágico, es posible que desee considerar cambiar su dieta y evitar estos alimentos, o cualquier otro que desencadene dicha afección.

Otros consejos que podemos ofrecerle son:

  • Comer menos, pero de manera más frecuente
  • Dormir con el pecho y la cabeza por encima del nivel de la cintura
  • En caso de sobrepeso, perder peso
  • No fumar
  • Limitar la ingesta de alcohol
  • No comer 3-4 horas antes de acostarse

Si estos cambios no ayudan, existen otros tratamientos que puede considerar. Consulte con un farmacéutico y ellos podrán recomendarle un medicamento que sea apropiado para usted, como un antiácido.

Más información

Puede obtener más información acerca del reflujo esofágico en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Debe consultar a su médico si:

  • Aún persisten los síntomas a pesar de los cambios en el estilo de vida y la ingesta medicamentos sin receta
  • Está preocupado por sus síntomas
  • Padece acidez estomacal frecuentemente durante tres semanas o más
  • Tiene dificultades al tragar
  • Ha perdido peso sin razón aparente
  • Sufre de vómitos persistentes o vomita sangre
  • Tose frecuentemente o tose sangre
  • Padece de voz ronca

Úlceras estomacales

Las úlceras estomacales pueden ser extremadamente dolorosas y provocar un dolor agudo en el centro de su abdomen. Asimismo, algunas personas tienen síntomas mínimos y solo experimentan afecciones como ardor de estómago y reflujo.

Si padece los siguientes síntomas puede tener una úlcera de estómago:

  • Acidez
  • Se encuentra mal o vomita
  • Indigestión
  • Pérdida de apetito

No está claro cuántas personas se ven afectadas por las úlceras estomacales, pero en realidad es algo bastante común. Y pese a que pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad o género, son más comunes en personas mayores de 60 años y en hombres más que en mujeres.

Las úlceras estomacales suceden cuando se daña el revestimiento del estómago y las provoca la bacteria Helicobacter pylorior como efecto secundario por tomar medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno o la aspirina.

Si su úlcera estomacal la provoca la H. pylori, su médico puede recetarle un antibiótico y recomendarle un inhibidor de la bomba de protones (IBP), que reduce la cantidad de ácido en su estómago.

No obstante, si su úlcera estomacal la provocan medicamentos antiinflamatorios, su médico puede recetarle IBP y recomendarle que tome paracetamol en lugar de ibuprofeno.

Las úlceras estomacales generalmente sanarán después de 1 o 2 meses y para ayudar a ayudar en el proceso de curación, deberá tratar de evitar:

  • Estrés
  • Comida picante
  • Fumar

También es posible que desee tomar un antiácido para aliviar de forma inmediata y a corto plazo.

Más información

Puede obtener más información acerca de las úlceras estomacales en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Si vomita sangre, aparece un dolor de estómago repentino y agudo, o sus heces son oscuras y pegajosas, busque atención médica de inmediato.

Ataque cardíaco (angina de pecho)

Un ataque cardíaco es una emergencia médica, por lo que si cree que está sufriendo un ataque cardíaco, debe buscar atención médica inmediata.

Por lo general, las personas que sufren un ataque cardíaco experimentan dolor en el pecho. No obstante, a veces, las personas realmente lo describen como dolor abdominal superior o acidez estomacal. El dolor puede sentirse como una sensación de ardor, o que el pecho está siendo presionado o apretado por algo pesado. El dolor también puede sentirse en la mandíbula, cuello o brazos.

Además, una persona que sufre un ataque cardíaco puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Disnea o dificultad para respirar
  • Sudoración
  • Sensación de debilidad o aturdimiento
  • Náuseas

Los ataques cardíacos generalmente los provoca una enfermedad coronaria, cuando los vasos que suministran sangre al corazón están obstruidos con depósitos de colesterol, generalmente conocidos como placa. Si la placa se rompe, puede bloquear el suministro de sangre del corazón y provocar un ataque cardíaco.

Es más probable que padezca una enfermedad coronaria si:

  • Fuma
  • Tiene diabetes
  • Tiene el colesterol alto
  • Tiene la presión sanguínea alta
  • Tiene sobrepeso o es obeso
  • Su dieta es alta en grasas

Por lo tanto, para evitar un ataque al corazón usted debería:

  • Mantener una dieta sana y equilibrada
  • Evitar fumar
  • En caso de sobrepeso, perder peso
  • Realizar ejercicio de manera regular
  • Reducir la ingesta de alcohol

Más información

Puede obtener más información acerca de los ataques cardiacos en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Si experimenta alguna combinación de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho
  • Falta de aliento
  • Sensación de debilidad o aturdimiento
  • Sensación abrumadora de ansiedad

Podría estar sufriendo un ataque cardíaco y debe buscar atención médica inmediata.

Causas comunes de dolor abdominal inferior

Dolor menstrual

El dolor menstrual afecta a muchas mujeres tanto antes como durante su ciclo menstrual, y todas las personas lo experimentan de manera diferente. Puede ser desde un dolor molesto y sordo hasta un dolor más agudo y debilitante.

Hay dos tipos de dolor menstrual: la dismenorrea primaria y la dismenorrea secundaria.

Si experimenta dismenorrea primaria, los síntomas que pueden aparecer además del dolor abdominal inferior son:

  • Cansancio
  • Se encuentra mal o vomita
  • Diarrea
  • Dolor de espalda
  • Dolor de cabeza
  • Hinchazón
  • Síntomas de carácter emocional

Si su dolor menstrual lo provoca dismenorrea secundaria, entonces también puede experimentar:

  • Periodos intensos o irregulares
  • Sangrado entre los periodos
  • Secreción inusual de su vagina
  • Sexo doloroso o sangrado tras el sexo

La dismenorrea primaria es el tipo de dolor que normalmente se asociaría con la menstruación. Por lo general, comienza entre 6 a 12 meses después su primer período y el dolor suele durar entre ocho horas y tres días.

Mientras que la dismenorrea secundaria es un dolor menstrual provocado por una enfermedad en particular como la endometriosis. Este tipo de dolor menstrual es más común durante los 30 y 40 años de edad y puede ocurrir en cualquier momento durante el ciclo menstrual.

Para tratar los períodos dolorosos, necesita saber qué provoca el dolor; si se trata de una dismenorrea primaria, entonces debería poder tratarla con analgésicos y algunos tratamientos domésticos, entre ellos:

  • Calor; ya sea con un parche de calor o una bolsa de agua caliente
  • Una máquina de Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea (TENS por sus siglas en inglés) colocada cerca de donde se siente dolor. Esto puede ayudar al enviar señales eléctricas, que se cree que interrumpen las señales de dolor que se envían a su cerebro.
  • No fumar en caso de ser fumadora
  • Realizando algo de actividad física

Si tiene dismenorrea secundaria, su médico tratará de averiguar qué afección está provocando sus síntomas y discutirá con usted sus opciones de tratamiento.

Más información

Puede obtener más información acerca del dolor menstrual en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Consulte a un médico si tiene dolor agudo o si su período cambia repentinamente, por ejemplo, si se vuelven más intensos de lo normal o irregulares. También debe consultar a un médico si tiene síntomas de dismenorrea secundaria, como dolor intenso o periodos intensos.

Estreñimiento

El estreñimiento es más común de lo que piensa. Afecta a alrededor del 20% de los estadounidenses cada año. En muchos casos, el estreñimiento lo provoca algo que haya comido, sus elecciones de estilo de vida, ciertos medicamentos o una enfermedad. Pero para algunas personas la causa de su estreñimiento es desconocida y a esto se le llama estreñimiento idiopático crónico.

Es probable que esté estreñido si:

  • No ha ido al baño al menos 3 veces en una semana
  • Le resulta difícil ir al baño y tiene que esforzarse
  • Sus heces son mayores que lo normal
  • Sus heces son secas, duras o grumosas

Además de estos síntomas, el estreñimiento puede tener otros efectos secundarios desagradables, como hinchazón abdominal y dolor. Dichos síntomas pueden tener un efecto negativo en su salud física y mental, pero afortunadamente hay algunas formas con las que puede intentar aliviar el estreñimiento.

Puede comenzar haciendo algunos cambios sencillos en su dieta. Por ejemplo, puede intentar:

  • Beber más agua y menos alcohol
  • Aumentar la ingesta de fibra
  • Añadir algo de salvado de trigo, avena o linaza a su dieta

También puede intentar aumentar su actividad y crear una rutina para ir al baño. Por ejemplo, ir al baño a horas regulares y no se aguante si siente la necesidad de ir. También puede intentar poner los pies en un taburete pequeño cuando está en el inodoro, lo ideal es que sus rodillas estén por encima de la cadera.

Si dichos cambios no ayudan, consulte con un farmacéutico y es posible que le administren un laxante, que debería funcionar en un plazo de tres días. Sin embargo, no son adecuados para el uso a largo plazo.

Más información

Puede obtener más información acerca del estreñimiento en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Consulte con su médico si:

  • No mejora con cambios de dieta
  • Tiene estreñimiento de manera regular
  • Se encuentra hinchado de manera frecuente
  • Encuentra sangre en las heces
  • Ha perdido peso de manera inesperada
  • Se siente cansado a todas horas

ITU

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son bastante comunes, y aunque tanto hombres como mujeres pueden contraerlas, ocurren con más frecuencia en las mujeres. De hecho, la National Kidney Foundation averiguó que 1 de cada 5 mujeres tendrá una ITU a lo largo de su vida (pdf).

La buena noticia es que si se trata de manera temprana las ITU no tienen por qué ser graves, si cree que tiene una ITU, debería consultar a un médico, lo más probable es que le receten antibióticos que curarán la infección.

Sin embargo, si una ITU queda sin tratar, puede propagarse a los riñones, momento en el cual la infección puede ser empeorar.

Entre los síntomas de una ITU se incluyen:

  • Necesidad de orinar de forma repentina o más frecuentemente de lo habitual
  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Orina con mal olor o turbia
  • Sangre en la orina
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Cansancio y malestar
  • Las personas mayores pueden tener cambios de comportamiento, como confusión o agitación

Nadie desea experimentar los síntomas tan desagradables de una ITU, y aunque no siempre se puede prevenir, hay cosas que puede hacer para reducir la probabilidad de padecerla.

Dichas medidas incluyen:

  • Limpiarse de adelante hacia atrás cuando va al baño
  • Asegurarse de vaciar la vejiga completamente al orinar
  • Beber más agua
  • Ducharse en lugar de bañarse
  • Usar ropa interior suelta de algodón
  • Orinar lo antes posible después del sexo

Y evite:

  • Usar baño de burbujas perfumado, jabón o talco
  • Aguantar la orina si se siente la necesidad de ir al baño
  • Usar ropa interior ajustada y sintética, como el nylon
  • Usar vaqueros o pantalones ajustados
  • Usar lubricante espermicida, pruebe lubricante no espermicida o un tipo diferente de anticoncepción que no requiera espermicida

Las ITU pueden prevenirse y generalmente son fáciles de tratar. Conocer los síntomas y recibir un tratamiento temprano puede ayudar a evitar que se convierta en algo más grave, como una infección renal.

Más información

Puede obtener más información acerca de las ITU en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Debe consultar a un médico si cree que tiene síntomas de una ITU y es hombre o está embarazada. También debe consultar a su médico si:

  • Es su primera ITU
  • Encuentra sangre en la orina
  • Sus síntomas no mejoran al cabo de unos pocos días
  • Sus síntomas vuelven después del tratamiento

Debe recibir tratamiento urgente si:

  • Tiene dolor en los costados o en la parte baja de la espalda
  • Tiene fiebre, siente calor o escalofríos
  • Se siente enfermo o lo ha estado
  • Tiene diarrea

Causas comunes de dolor abdominal en el lado derecho

Cálculos biliares

Los cálculos biliares son extremadamente comunes en personas adultas y aproximadamente el 25% de las personas los experimentan en el lado derecho. Son piedras pequeñas, que varían en tamaño desde un grano de arena hasta una pelota de golf, que se desarrollan en la vesícula biliar y generalmente están compuestas de colesterol.

No todos los que tienen cálculos biliares presentan síntomas, pero en aquellos que sí, el dolor es el síntoma más común. Suele originarse en el lado superior derecho del abdomen y puede extenderse a la punta del omóplato derecho.

En casos más severos también puede que usted también tenga:

  • Malestar
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Sudoración y escalofríos
  • Un dolor más persistente
  • Latido del corazón acelerado
  • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos
  • Picazón en la piel
  • Diarrea
  • Confusión
  • Pérdida de apetito

Los cálculos biliares generalmente se forman cuando hay niveles inusualmente altos de colesterol, o bilirrubina, en su vesícula biliar. No obstante, algunas de sus causas son todavía desconocidas.

Se cree que una dieta sana y equilibrada puede ayudar a prevenir la formación de cálculos biliares. Si le preocupa que pueda tener cálculos biliares, debe concertar una cita con su médico de inmediato. Así podrán comprobar si usted tiene o no cálculos biliares, y ayudarlo a tratar la afección.

El tratamiento depende de varios factores, como los síntomas o las complicaciones que experimente. Esto puede incluir la supervisión de cualquier síntoma, cambios en la dieta, medicamentos para disolver los cálculos biliares o un procedimiento quirúrgico para extirpar la vesícula biliar mediante cirugía o una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).

Más información

Puede obtener más información acerca de los cálculos biliares en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Si experimenta alguno de los síntomas más graves, debe concertar una cita con su médico inmediatamente. Existen varias opciones de tratamiento disponibles, dependiendo de la gravedad y la frecuencia de sus síntomas.

Apendicitis

La apendicitis es relativamente común y afecta a aproximadamente 1 de cada 13 personas en algún momento de sus vidas. La afección puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común entre los 10 y los 20 años.

La apendicitis tiende a provocar un dolor abdominal general que aparece y desaparece, pero en cuestión de pocas horas, el dolor suele desplazarse hacia la parte inferior derecha de su abdomen, donde ya se torna constante y más intenso. El dolor suele empeorar al toser o caminar.

Otros síntomas incluyen:

  • Encontrarse mal o vomitar
  • Pérdida de apetito
  • Diarrea
  • Fiebre y cara enrojecida

El apéndice no tiene una función definida, pero puede inflamarse. Dado que su eliminación no provocará ningún problema a largo plazo, el tratamiento de la apendicitis implica la extirpación quirúrgica, por esa razón el tiempo es esencial.

Un cirujano extirpará un apéndice inflamado antes de que reviente y libere un líquido infeccioso en su estómago. Por lo tanto, resultará crucial que consulte a un médico si sospecha que tiene apendicitis.

Más información

Puede obtener más información acerca del apendicitis en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

El dolor abdominal que empeora gradualmente puede ser un signo de varias afecciones diferentes, pero independientemente de la causa, dichos síntomas significan que debe consultar con un médico inmediatamente.

Además, si experimenta un dolor intenso y repentino que se extiende por su abdomen, deberá llamar a una ambulancia, ya que esto podría indicar que su apéndice ha reventado. Un apéndice reventado puede provocar peritonitis, una infección del revestimiento interno del abdomen que, si no se trata a tiempo, puede ser muy grave.

Causas comunes de dolor abdominal en el lado izquierdo

Cálculo renal e infecciones renales

Los cálculos renales o la infección renal pueden resultar muy dolorosas en el lado izquierdo o derecho de su abdomen. Los riñones están ubicados justo debajo de la caja torácica uno a cada lado de la columna vertebral, y eliminan los desechos y los fluidos adicionales del cuerpo.

Los cálculos renales son relativamente comunes y afectan a aproximadamente 3 de cada 20 hombres y hasta 2 de cada 20 mujeres, generalmente en un rango de edad de 30 a 60 años.

Los cálculos renales y las infecciones renales provocan síntomas que incluyen:

  • Dolor en el abdomen en el lado izquierdo o derecho, la parte baja de la espalda, o dolor alrededor de los genitales
  • Fiebre y escalofríos
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Pérdida de apetito
  • Se encuentra mal o vomita

Los cálculos renales más grandes o que bloquean el uréter (tubo por donde pasa la orina desde el riñón hasta la vejiga) pueden provocar:

  • Dolor constante en la parte baja de la espalda y, a veces, dolor en la ingle (los hombres pueden tener dolor en los testículos y escroto)
  • Dolor intenso en la espalda o en los lados del abdomen, que puede durar minutos u horas
  • Sensación de excitación
  • Orinar con una frecuencia mayor de la habitual
  • Dolor al orinar
  • Sangre en la orina

Los cálculos renales se crean por la acumulación de ciertas sales o minerales en su orina. La mayoría de los cálculos renales pasarán por sí solos y usted puede fomentarlo bebiendo mucha agua. Si tiene mucho dolor o se siente mal, su médico puede recetarle medicamentos contra las náuseas y para aliviar el dolor.

A veces puede ser necesario que lo ingresen en un hospital porque el cálculo renal es demasiado grande para pasar por sí solo, o se ha movido hacia su uréter y está provocando un dolor intenso y posibles complicaciones.

En el hospital existen varios tratamientos disponibles para romper el cálculo renal en pedazos más pequeños o para extraerlo de manera manual.

Para reducir sus probabilidades de padecer un cálculo renal, deberá consultar a su médico para averiguar la causa que lo provoca y luego tomar las decisiones necesarias. Dicho esto, siempre resulta útil mantenerse hidratado para evitar la acumulación de deshechos en el riñón.

Más información

Puede obtener más información acerca de los cálculos renales en nuestro glosario de salud

Más información

Puede obtener más información acerca de las infecciones renales en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

La mayoría de los cálculos renales se resuelven sin tratamiento médico, pero debe consultar a un médico de inmediato si:

  • Tiene fiebre, empieza a temblar o tiene escalofríos
  • El dolor empeora de manera súbita

Diverticulitis

La diverticulitis es una infección que puede ocurrir después de la enfermedad diverticular. Los divertículos se refieren a pequeños bultos que pueden desarrollarse y sobresalir en un lado del intestino grueso.

Las personas con divertículos rara vez tienen síntomas, a menos que las pequeñas protuberancias se inflamen o se infecten. Esto se conoce como diverticulitis.

La diverticulitis provoca síntomas tales como:

  • Dolor abdominal constante y agudo
  • Fiebre
  • Malestar y vómitos
  • Cansancio
  • Sangre en las heces o en el ano

Estos síntomas difieren de la enfermedad diverticular que generalmente provoca:

  • Dolor abdominal en el lado inferior izquierdo que aparece y desaparece y puede empeorar después de comer
  • Sensación de hinchazón
  • Estreñimiento, diarrea o ambos
  • Mucosas en las heces

No existe una razón concreta de enfermedad diverticular, pero está relacionada con la edad, la dieta y el estilo de vida, y la genética. Resulta más probable que desarrolle una enfermedad diverticular a medida que envejece, más probablemente porque las paredes de sus intestinos ya no son tan fuertes y, por tanto, la presión de las heces duras puede hacer que se formen pequeñas protuberancias o bolsas.

Otras causas que pueden resultar sospechosas son:

  • Falta de fibra en la dieta
  • Fumar
  • Obesidad
  • Estreñimiento frecuente
  • Uso excesivo de fármacos como el ibuprofeno y la aspirina
  • Genética: es más probable que padezca la enfermedad si un familiar la tuvo o la tiene, especialmente antes de los 50 años

La enfermedad diverticular generalmente se puede tratar con cambios en la dieta al incluir más fibra en la misma. Además de la dieta, su médico podría recetarle algunos medicamentos, como un laxante estimulante para ayudar a reducir los síntomas de estreñimiento o diarrea. También le podrían prescribir analgésicos.

Si padece diverticulitis, dependiendo de la gravedad, le recetarán antibióticos o necesitará tratamiento hospitalario. El tratamiento hospitalario puede incluir antibióticos y líquidos por vía intravenosa, pero para casos más graves puede requerir cirugía.

Más información

Puede obtener más información acerca de la enfermedad diverticular y la diverticulitis en nuestro glosario de salud

Cuándo preocuparse

Si tiene síntomas de cualquiera de las dos enfermedades, debe consultar a su médico. Y si sangra o padece dolor intenso, contacte a un médico inmediatamente.

Conclusión

El dolor abdominal lo pueden provocar diferentes afecciones, desde casos relativamente leves de gastroenteritis hasta enfermedades más graves como la apendicitis. En muchos casos, el dolor abdominal remitirá por si solo, pero si está preocupado por su dolor, debe consultar a un médico lo antes posible.

Ellos podrán comprobar si hay una afección médica grave y ayudarlo a controlar su dolor.

También debe buscar atención médica inmediata si su dolor es muy repentino e intenso, o:

  • Le duele al tocarse el abdomen
  • Vomita sangre o su vómito parece café molido
  • Sus heces son sanguinolentas
  • Sus heces son negras, pegajosas y extremadamente malolientes
  • No puede orinar
  • No puede ir al baño o tirarse flatulencias
  • No puede respirar
  • Tiene dolor en el pecho
  • Es diabético y vomita
  • Alguien se ha desplomado

Comprobar mis síntomas

Si aún no está seguro de qué provoca su dolor abdominal, pruebe nuestro analizador de síntomas

Probar Analizador de síntomas

NHS Logo
Volver arriba